Un aterrizaje tan duro que se dobló el fuselaje del avión

EmpresasInnovación

 

Los pasajeros del vuelo de Nippon Airlines cuyo aterrizaje mostramos en un vídeo a continuación se llevaron un buen susto al tomar tierra cuando el Boing 767 en que viajaban demostró que la brusquedad en tan delicada maniobra y la resistencia de estos aparatos permite un amplio margen de maniobra si las cosas no salen de la forma más ajustada a los manuales de lo que debe ser un vuelo tranquilo. El aterrizaje fue tan brusco que, como apreciarás en los vídeos que te ofrecemos, el fuselaje se dobló.

Si recuerdas hace unos meses cuando aquí en Itespresso te hablábamos de las líneas aéreas más cachondas del planeta,  esta era la ocasión propicia para repetir una de las interpelaciones que dirigió al comandante una pasajera de un vuelo que también sufrió un accidentado aterrizaje:

¿Hemos aterrizado o nos han derribado?

Casi parece que algo así ocurre en este caso, con una toma de tierra excesivamente brusca y que, si repasas con atención este vídeo podrás comprobar como se aprecia el momento en que el fuselaje del avión se dobla. Afortunadamente sin mayores consecuencias.

El Boeing 767 emplea aleación de aluminio en su fuselaje, además de Kevlar en algunos paneles o compuestos plásticos reforzados con fibra de carbono en las alas. Como en otras circunstancias, casi mejor que haya sufrido un doblez a que se hubiera partido.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor