Un dormitorio de altos vuelos

EmpresasInnovación
0 0

Para las que no soportan que el marido se lleve trabajo a casa, si encima es piloto de aviación, este dormitorio debe ser una tortura.

Claro, que también pude ser una buena idea de ir perdiéndole el miedo a volar. Y cambiarlo por el miedo a que se te caiga la cabina de mandos de un avión en la cabeza, que también debe hacer pupa. ¿Deseas saber más?

Un anónimo aficionado a la aviación comercial ha decidido convertir su dormitorio en algo que va más allá de la Primera Clase de cualquiera de esos Airbus 380 o incluso de un jet privado.

La cosa es bien sencilla, consigues un poster gigante del cockpit de un avión de línea comercial a tamaño más grande incluso que el real, lo colocas sobre la cabecera de la cama y puedes imaginar que surcas el firmamento son sufrir el síndrome de la clase turista, durmiendo a pierna suelta, sin soportar baches aéreos ni turbulencias, con un cuarto de baño con ducha y todo para ti solo, sin que la azafata venga a decirte que apagues tu cigarrillo o a envenenarte con un presunto zumo de naranja que podría servir como desatascador industrial, y lo que es más importante, sin que te pierdan las maletas y sin huelgas de controladores aéreos.

SI te van más los viajes privados también se puede encontrar el poster de la cabina de una avioneta Cessna. A fin de cuentas en los dormitorios siempre es bienvenida la intimidad.

Además puedes dejar que tu pareja elija pasillo o ventana, de hecho incluso le puedes dar a elegir pasillo o balcón, si tu dormitorio cuenta con uno. Solo hay una pega. No te van a dar prensa gratis y cuando salgas por la puerta estarás en el mismo aeropuerto que cuando entraste a tu particular cabina aérea. Pero consuélate, seguro que no hay retrasos siempre que recuerdes poner en hora el despertador. ─Antonio Rentero [Unplggd]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor