Un grupo de tecnológicas pide a Bruselas que reforme los derechos de autor

Cloud

La asociación CLRA quiere que se dé un tratamiento justo a los consumidores y que se cree un sistema compensatorio correcto para los creadores de contenido.

La Alianza para la reforma de Impuestos sobre los Derechos de Autor (CLRA), una asociación de empresas tecnológicas, ha pedido una reforma de los impuestos sobre los derechos de autor en Europa. Su objetivo, según un comunicado, es mejorar la imparcialidad y la transparencia de la recaudación en la Unión de este tipo de tributos. También quieren que se dé un tratamiento justo a los consumidores y que se cree un sistema compensatorio correcto para los creadores de contenido.

“Los impuestos sobre los derechos de autor en productos digitales son una forma pasada de moda de imposición fiscal que penaliza a consumidores, artistas y a las empresas de tecnologías en general”, ha señalado Mark MacGann, portavoz de la CLRA y director general de EICTA, asociación que representa a grandes y pequeñas compañías de la industria tecnológica europea.

Según MacGann, suponen “una carga fiscal injusta, indiscriminada y no transparente para los consumidores y funcionan de forma contraria a los esfuerzos que realiza la UE para mejorar la accesibilidad a la Sociedad de la Información”.

“Si hacemos más asequibles los dispositivos digitales, podremos potenciar el despegue de la tecnología en Europa, además de dejar unos recursos valiosos para su reinversión en innovación y en la mejora de la competitividad en Europa”, ha añadido.

Los impuestos sobre los derechos de autor se introdujeron en la mayoría de los países europeos antes de la puesta en marcha de la tecnología para protección contra las copias ilegales, como medio para recompensar a los propietarios de derechos de autor por la copia privada legítima . Pero con las nuevas tecnologías se han multiplicado.

En los dispositivos digitales se aplica a los consumidores un impuesto en el precio de compra de equipos como grabadoras de discos compactos y reproductores de MP3 y medios de grabación, como discos vírgenes, lo que, según la CLRA, “crea un escenario de pagos múltiples”.

En un estudio de esta asociación se pone de relieve que la recaudación de este tipo de impuestos se triplicó desde 2001 hasta alcanzar los 1.570 millones de euros en 2006.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor