Una patente de Google muestra como los coches autónomos se comunicarían con los peatones

Innovación

La llegada de los coches autónomos a nuestras calles es algo que ocurrirá tarde o temprano, y su uso plantea numerosas preguntas. Una patente de Google quiere ofrecer soluciones para que los coches puedan comunicarse también con los peatones.

Para que los coches autónomos puedan circular por las carreteras normales como si se tratara de conductores reales, o más aún, para hacerlo de forma mucho más eficiente que los conductores humanos, los coches no sólo tienen que estar pendiente del resto de vehículos en las calles y de las numerosas señales, también tienen que saber como interactuar con los peatones.

En la actualidad se establecen numerosas formas de comunicación entre conductores y peatones, ya sea con gestos, voz e incluso utilizando los intermitentes y luces de los coches, pero un sistema autónomo plantea nuevos retos para una comunicación efectiva entre los vehículos y los peatones.

Una patente de Google plantea varias soluciones para que los coches puedan mandar mensajes, no sólo a los peatones, sino también a otros vehículos no autónomos, ya sean coches convencionales, motos, bicicletas, etc…

Entre los diversos sistemas que se proponen en la patente están señales visuales en los laterales y frontal del coche, que avisarían sobre cuando es seguro cruzar delante del coche. Pero además, también apuestan por un brazo robótico que emularía las señales que podría realizar un conductor humano.

Si bien podría parecer que se está excediendo la seguridad en los coches autónomos, la realidad es que para poder llegar al mercado y hacerse con parte del pastel de la industria automovilística, no pueden permitirse ningún paso en falso y cualquier incidente será aprovechado para tratar de ponerle trabas.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor