Uno de cada tres usuarios de smartphones tiene problemas de privacidad

EmpresasSeguridad
Seguridad móvil Mobile security

Un 58% no tiene ningún control sobre los datos que hay en su smartphone, y sólo el 66% desinstalaría una app si esta compartiera su información personal.

La expansión de los teléfonos inteligentes y el subsiguiente boom de las aplicaciones tienen efectos secundarios en lo que a la privacidad de sus usuarios se refiere. Así, el 33% de los usuarios de smartphones tiene algún percance con la privacidad en las apps, según revela una encuesta realizada por la firma de software de seguridad Symantec.

Los propietarios de un teléfono inteligente están cada día más preocupados por los  peligros desconocidos que pueden traer consigo estos dispositivos. La encuesta señala que el 74% de los usuarios confiesa que ahora está más preocupado por los datos que almacena su teléfono, con respecto a los cinco años anteriores.

Esta preocupación, sin embargo, no redunda en un amayor prudencia a la hora de gestionar la privacidad de los datos almacenados en el móvil. El 58% de los encuestados reconoce que no tiene ningún control sobre los datos que hay en su móvil, y sólo el 66% desinstalaría una aplicación si conociera que esta utiliza y comparte su información personal.

Estas cifras ponen de relieve el desconocimiento existente entre los usuarios sobre la utilización de los teléfonos móviles. Un desconocimiento que afecta tanto a los  propietarios de un smartphone como a las compañías, que deberían garantizar la seguridad de los datos de carácter personal, ya que si la información registrada en estos aparatos se pierde, puede caer en manos de terceros debido a que no existen herramientas para borrar la información almacenada en los terminales.

Cada día, los smartphones registran y almacenan información susceptible de manipulación o robo: llamadas telefónicas, mensajes de texto o MMS, contactos e incluso correos electrónicos. Según los expertos en tratamiento de información confidencial de Safety- Doc, la eliminación de esta información debería realizarse mediante la  destrucción física de la memoria. “Lamentablemente, el bajo coste de la adquisición de teléfonos hace que descienda la reutilización y que los responsables no exijan devolución, afirma Javier Rivas, miembro de Safety-Doc.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor