El 11% de usuarios de internet emplea ad-blockers

Empresas

Crece un 30% en un año la cantidad de usuarios de la web que optan por herramientas para bloquear la publicidad.

El pulso entre ad-blockers y webs que viven de los ingresos publicitarios se inclina un poco más hacia el lado de los primeros. Un informe de PageFair, una startup que se define como la máxima autoridad global en tendencias de adblocking, muestra que a diciembre de 2016 el 11% de la población mundial en internet emplea ad-blockers, lo que supone que estas herramientas están ya instaladas en 615 millones de dispositivos. De estos, un 62% son dispositivos móviles.

El porcentaje de población que usa software de bloqueo es un 30% superior al que lo utilizaba un año antes. Entre los que ya se han pasado a esta herramienta, el 74% dice abandonar las webs en las que no funcionan los bloqueadores, aunque también es elevada la cifra de los que desearían ver alguna publicidad: a un 77% les gustaría acceder a ciertos formatos de anuncios. En España hay un 19% de usuarios de equipos de sobremesa con ad-blockers, y no se cuenta con datos para los dispositivos móviles.

Aunque la tendencia es al mayor empleo de estas herramientas tanto en ordenadores de mesa como en dispositivos móviles, es este último el que refleja un incremento más elevado. Los bloqueadores en móviles han superado a lo largo del pasado año a los de sobremesa: de los 615 millones de dispositivos con este software, cerca de 380 millones eran móviles y 236 de sobremesa. El total de aparatos con esta tecnología ha crecido en 470 millones en los últimos doce meses.

Grandes empresas del sector, como Facebook, Yahoo, o Google y medios como The Washington Post o Le Monde, entre otros, han emprendido en los últimos tiempos batallas contra el uso de ad-blockers, que impiden que las webs muestren sus anuncios a los usuarios, dejándoles sin una importante fuente de financiación. Por el momento han tenido un éxito desigual, y si se confirman las tendencias que apunta el informe, la lucha entre los que viven de los anuncios y los que no quieren verlos será larga.  

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor