Videojuegos, automóviles, mobiliario y bricolaje

EmpresasInnovación
0 0
Todo junto. Y además un sentido homenaje a un vehículo ya legendario, el Mini Cooper. Todo esto es lo que encontramos en esta espectacular mezcla de tuneo automovilístico, modding informático y alarde decorativo. Este sillón un poquico “Transformer” es ideal para conectarte a la consola y pasar la tarde con algún videjuego de carreras automovilísticas. Y aún hay más.

Con el morro de un Mini Cooper de los antiguos (los buenos, y no estas modernidades de ahora, que además en el fondo son BMW, ¿para esto ganamos una guerra?) y un poco de afición por los sillones peculiares, un hábil muchacho se ha construido el asiento definitivo para jugar con cualquier título que incluya coches y velocidad.

Dotado de un kit de vibración debajo del asiento (no me seas malpensado) que entra en acción en los momentos más movidos, la experiencia se acerca lo suficiente a la realidad como para no echar de menos tener que repostar gasolina o el peligro de un radar acechando en una curva.

Con altavoces integrados en torno al asiento para una inmersión total en el ambiente del videojuego (o de la película, evidentemente tiene más utilidades audiovisuales) este asiento también tiene un generador de humo, una pequeña nevera en el respaldo, conexión para iPod y auriculares, un amplificador de 500 watios, luz estroboscópica y laser.
Ahora sólo necesitas unos 15.000 € para tener uno como ese. ─Antonio Rentero [Metro UK]
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor