Videovigilancia a todo color para exteriores

Workspace

Grupo CDW presenta una nueva cámara de videovigilancia de Rimax que se instala sin cables en cualquier lugar

La nueva cámara de videovigilancia de Rimax está pensada para la protección de casas particulares y negocios y, por tanto, ha prescindido de todo tipo de cableados y de complicaciones técnicas.

La cámara tiene un sensor CMOS que proporciona una buena resolución (EIA:510×492; CCIR:628×582). Posee visión nocturna con infrarrojos y también sonido. Pero lo más destacable, lo que la convierte en una solución idónea para la videovigilancia doméstica, es la transmisión inalámbrica de la información: la cámara transmite las imágenes en un radio de 90 metros sin obstáculos y a todo color.

De esta manera, sólo se necesita sintonizar un aparato receptor (que puede ser cualquier monitor o televisor, o también una pantalla especializada para la videovigilancia) con la frecuencia de la cámara.

El circuito se puede hacer tan sencillo o complicado como se quiera, puesto que es posible conectar entre sí hasta cuatro cámaras Rimax 47T y hacer que la imagen del monitor vaya saltando de una a la otra automáticamente.

La carcasa está diseñada para situarse a la intemperie y resistir condiciones climatológicas adversas. Ocupa poco espacio (apenas mide más de 10 centímetros de altura) y puede regularse manualmente para adaptarla al ángulo que se prefiera.

Características:

– Frecuencia: 2.4 GHz

– Antena seleccionable integrada

– 3 canales seleccionables

– Método mod/demod A/V/ FM

– Lentes: f5,6mm, F1.8

– Alimentación: 9 V DC, 500 mA

– Dimensiones: 105 x 130 x 115mm

– Peso: 300g

– Temperatura de operación: -10ºC ~40ºC)

La cámara de videovigilancia Rimax 47T está disponible por 98,98 euros. Más información en www.e-cotrade.com.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor