Virus y promiscuidad. Del disquete al USB

SeguridadVirus

Con el disquete en desuso, las memorias USB han tomado el relevo como portadoras de una nueva generación de malware.

A finales de la década de los 80 se empezaron a popularizar los virus del sector de arranque, que tenían la particularidad de que se propagaban a través de disquetes. Si introducías un disquete en un ordenador infectado el virus se copiaba al disquete, y a su vez ese disquete podía infectar cualquier otro ordenador donde fuera utilizado. A día de hoy vivimos una plaga del mismo perro con otro collar, al menos en la parte funcional. Con el disquete en desuso, las memorias USB han tomado el relevo como portadoras de una nueva generación de malware que aprovechan la “promiscuidad” con la que utilizamos el dispositivo.

¿Cuál es el dispositivo que más utilizas en ordenadores de terceros? Para muchos será la memoria USB, esa tan socorrida, que no dudamos en introducirla en cualquier ordenador. Para intercambiar documentos, para enseñar las últimas fotos, para llevarnos trabajo a casa, para que nos hagan una copia de ese programa, para una presentación, para pasarnos unos MP3…

Tanto entrar y salir entre ordenadores diferentes no ha pasado desapercibido para los creadores de malware, que han visto en este dispositivo el transporte ideal para que sus bichos puedan saltar de un ordenador a otro. En un tiempo en el que, prácticamente, todo ordenador tiene conexión a Internet, y por tanto las distancias físicas son virtualmente inexistentes, esta nueva corriente nos traslada de nuevo a las infecciones de principios de los 90, basadas en la proximidad y la compartición de dispositivos de almacenamiento.

Una de las familias más representativas de esta nueva epidemia es denominada por los antivirus como “AutoRun”, con el prefijo de “Win32” y/o “Worm”. Como dato concreto, en VirusTotal se han recibido 7.742 variantes diferentes de esta familia (según MD5), sólo en lo que llevamos de mes de mayo.

El diseño de estos especímenes, que deberíamos catalogar como “gusanos” en vez de “virus” puesto que se reproducen con copias de sí mismos pero no pueden infectar a otros ficheros, es realmente simple. Toda la lógica se basa en aprovechar la funcionalidad AutoRun de Windows que automáticamente interpreta y ejecuta el archivo autorun.inf si se lo encuentra en el raíz de un medio removible, como un CD, DVD u otro tipo de memorias, incluyendo USB.

Los creadores de malware están aprovechando esta funcionalidad por defecto de Windows Explorer. Basta con introducir una memoria USB en un sistema para que automáticamente se ejecute el autorunf.inf que, típicamente, han diseñado para que lance a su vez un ejecutable con el código del gusano. El gusano se instala en el sistema e intenta copiar la pareja de ficheros, autorun.inf y ejecutable del gusano, en todas las unidades existentes. Esta forma de expandirse un tanto indiscriminada abarca la infección de discos duros, unidades de red, dispositivos removibles, etc, por lo que este tipo de gusanos se pueden encontrar más allá de en las propias memorias USB.

Las buenas noticias son que hay formas de intentar mitigar este tipo de gusanos configurando Windows para evitar el AutoRun automático, por ejemplo a través de la entrada del registro NoDriveTypeAutoRun. Sin embargo se ha detectado que la configuración de ese valor no es suficiente en Windows Vista para prevenir la ejecución, debido a AutoPlay, otra funcionalidad por defecto.

Otro método más efectivo consiste en “trucar” Windows para que haga caso omiso de los archivos autorun.inf, indicándole que en vez de interpretar los comandos que incluya en su interior utilice unos valores alternativos, en concreto unos valores no existentes. Por lo que Windows no ejecutará nada.

Para ello se debe configurar una entrada en el registro de Windows.

La forma más simple es copiar las siguientes líneas en el bloc

de notas y guardarlas con la extensión .REG, por ejemplo

noautorun.reg. REGEDIT4 [HKEY_LOCAL_MACHINESOFTWAREMicrosoftWindows NTCurrentVersionIniFileMappingAutorun.inf]

@=”@SYS:DoesNotExist”

A continuación hacer doble click en el fichero noautorun.reg, Windows nos preguntará si estamos seguros de querer agregar esta información al registro, y elegiremos que Sí.

Recordar que con esta modificación también evitaremos la ejecución de los autorun.inf legítimos, por ejemplo esos que hacen que al introducir un CD o DVD automáticamente se ejecute un programa. En esos casos tendremos que hacer doble click en el programa para ejecutarlos. Si bien pensamos que esta “pequeña molestia” compensa si con ello evitamos la infección de nuestros sistemas.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor