Vodafone acusa de espionaje a varios Gobiernos

CloudComponentesCortafuegosEmpresasMovilidadRegulaciónSeguridadWorkspace

En un informe emitido por la compañía no se han especificado qué países son los acusados de esta actividad ilícita, pero la operadora insta a los gobiernos a “modificar sus legislaciones de espionaje”.

Las agencias de seguridad de todo el mundo, y en especial de EE.UU y Gran Bretaña, han debido afrontar un mayor escrutinio de su actividad desde que Edward Snowden destapó el alcance de su vigilancia a los ciudadanos. Ahora, es la operadora británica Vodafone la que en un  informe emitido por la compañía desvela el acceso director a su red de varios gobiernos si bien no especifica que Estados son los que han realizado el espionaje, según informa Reuters.

La segunda compañía de telefonía móvil más grande del mundo, ha advertido que las agencias de gobierno de un conjunto de países en los que opera tienen acceso directo a su red, lo que les “permite escuchar las conversaciones de los usuarios”, alerta. La operadora de telefonía ha aclarado que no puede dar una visión completa de todas las solicitudes que recibe porque en “varios países es ilegal divulgar esta información”, subraya.

En un informe emitido por la firma ha revelado que, aunque en la mayoría de los 29 países en los que actúa las agencias gubernamentales necesitan avisos legales para acceder a las comunicaciones de los clientes, hay algunos “otros donde no es así”. La compañía no ha querido citar estos países pero a través del documento insta a los gobiernos a modificar la legislación en materia de espionaje para que “solo pueda ejercerse por motivos legales”.

No sólo la operadora británica ha manifestado su preocupación por esta situación, puesto que multinacionales como Google, Microsoft o Apple suscribieron hace meses una carta con peticiones de transparencia y en la cual solicitaban restricciones de acceso a sus cuentas por parte de los gobiernos. En la misiva decían comprender que los gobiernos deban proteger “la seguridad de los ciudadanos”, pero a la vez criticaban que las “leyes y prácticas actuales no son legítimas”.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor