Wikileaks podría trasladar su centro de operaciones al principado de Sealand

CloudEmpresas

Con el fin de evitar la censura, la organización de Julian Assange se plantea ubicar sus datos y a su equipo en esta curiosa plataforma ex militar convertida en país.

Wikileaks busca piso. A ser preferible con vistas al mar, un alquiler económico, espacio suficiente para almacenar todos sus cables y sobre todo, con un casero que no les reste libertades.

La organización de Julian Assange está pensándose cambiar la ubicación de sus servidores (actualmente en Suecia en Islandia) y probablemente  la de todo su equipo. Hay dos razones para una mudanza: Wikileaks quiere evitar una posible censura de los gobiernos y también deshacerse de los 500.000 euros semanales que tiene que asumir por el bloqueo de cuentas, llevado a cabo tras su filtración de cables diplomáticos.

El destino barajado por Assange y los suyos es el curioso principado de Sealand. Decir isla es mucho. Sealand es una antigua plataforma militar abandonada por los británicos y que en 1967 fue ocupada por el mayor Paddy Roy Bates. Aunque la soberanía no ha sido reconocida por muchos países, Sealand cuenta con algunos privilegios y competencias como micro-nación. Y es un sitio estupendo para salvaguardar datos y operar a expensas de los gobiernos.

Aquí cualquiera puede ser Lord, Lady, Barón o Baronesa si paga una cantidad razonable a la familia real local, los Bates. Además Sealand está en expansión: aunque no tenga espacio para su propio campo de rugby este territorio de ultramar podría tener hasta su propio equipo nacional de Rugby. No son los únicos atletas nacionales que tiene el micropaís.

William, el príncipe regente de Sealand, es un conocido defensor de las libertades en Internet y defiende que su pequeño territorio puede ser usado para protegerlas. Sealand cuenta con su propio dominio web .sea y conexiones vía satélite y WiFi.

Los inversores de Wikileaks ya se han puesto manos a la obra para ver de qué forma pueden hacer la mudanza y por cuánto les puede salir el traslado marítimo.

Más información en TechWeekEurope

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor