WorldCom pagará 6.100 millones debido a su fraude contable

Empresas

La jueza ha dictaminado que la empresa deberá recompensar a sus inversores con 6.100 millones de dólares por las operaciones engañosas que llevaron a su quiebra.

Una juez federal estadounidense ha estipulado que los daños económicos causados por la quiebra de la empresa de telecomunicaciones, WorldCom, deberá ser recompensada con el pago de 6.100 millones de dólares, cerca de 5.000 millones de euros.

El pago se efectuará a los inversores y entidades financieras perjudicados por las maniobras contables de la empresa para ocultar pérdidas, que desembocó en la bancarrota de la empresa y la mayor suspensión de pagos en la historia de EE.UU. hace tres años.

Por todo ello, la juez Denise Cote ha autorizado el que será también el mayor pago por un fraude bursátil de la historia estadounidense, y que casi duplica los 3.100 millones de dólares que desembolsó en 2000 la compañía Cendant a sus inversores.

El dinero, pactado en un acuerdo extrajudicial, será repartido entre los más de 800.000 inversores particulares e instituciones que tenían bonos o acciones de la empresa en el momento de la quiebra.

Los demandantes exigían a varios bancos el pago de miles de millones de dólares por pérdidas asociadas al derrumbe de los precios de los bonos y acciones de WorldCom, y se calcula que los 6.100 millones de dólares equivalen a más del 50 por ciento de lo que exigían los perjudicados.

Los abogados de los demandantes llegaron a este pacto independientemente con los varios defendidos durante el último año, pero requerían el permiso de un juez para recibir el dinero.

Pero la antigua WorldCom no está sola. Otras entidades financieras involucradas también tendrán que hacer frente al acuerdo pactado. Así, bancos asociados en su momento con Worldcom, como JP Morgan Chase, se ha comprometido a pagar 2.000 millones de dólares, y las firmas de inversión Utendahl Capital Partners y Blaylock & Partners, pagarán en conjunto 807.000 dólares. Estos pactos siguen a los alcanzados por otras 13 compañías, entre ellas Citigroup, que se comprometió en mayo a desembolsar 2.575 millones de dólares.

WorldCom salió de la bancarrota en abril pasado, con una deuda muy reducida y con el nuevo nombre de MCI. La nueva empresa firmó un acuerdo con Verizon a mediados de febrero, mediante el cual esta última comprará MCI por cerca de 6.750 millones de dólares. Pero MCI también ha recibido una oferta de Qwest, valorada en cerca de 8.000 millones de dólares.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor