XP Starter bajo el disparadero

PCWorkspace

Algunos analistas critican las limitaciones de la versión de Windows que Microsoft está lanzando en países en desarrollo.

Aumentar el número de usuarios de Windows

El anuncio de una versión en español de Windows XP Starter Edition, una adaptación del sistema operativo completo de Microsoft, significa que ya se ofrece en media docena de idiomas en diferentes mercados emergentes.

Los críticos afirman que el software no es lo suficientemente flexible como para adaptarse a los países en desarrollo y las personas que allí viven.

Para ofrecer Starter Edition a un precio menor que otras versiones de Windows XP sin dañar los negocios existentes, Microsoft ha impuesto una serie de restricciones al sistema operativo, como el hecho de que el programa sólo pueda tener tres ventanas abiertas al mismo tiempo.

Esto sin embargo, no impedirá que Microsoft alcance su objetivo de conseguir mil millones de usuarios de Windows, sobre todo ante el incremento de los ordenadores en países como Brasil, India y Rusia, que cuentan con una gran densidad de población.

Microsoft afirma que el software está diseñado específicamente para aquellos usuarios que nunca han interactuado con un PC, ni con Windows. Por esta razón, la compañía ha centrado la mayoría de sus recursos en temas como vídeos en idioma local que explican básicamente el uso de un PC, como por ejemplo cómo imprimir o cómo utilizar un ratón. Este es, según Mike Wickstrand, director de productos Windows, “el alma de Windows XP Starter Edition”.

Pero los críticos dicen que los potenciales usuarios de los países en desarrollo son residentes con ingresos medios que probablemente ya utilicen el ordenador en el trabajo, por lo que es improbable que compren un producto con limitaciones. Un informe realizado el pasado año por investigadores de Gartner, mostró que aunque Starter Edition mostrara potencial era improbable que tuviera mucho impacto hasta que se solucionaran sus limitaciones.

Los inicios de Starter Edition

En general, Microsoft ha estado trabajando con fabricantes de ordenadores locales en los países donde se ofrece Starter, aunque Dell está entre las compañías que ha firmado un acuerdo con Microsoft en México. Además, Microsoft está centrando sus esfuerzos en países, como Tailandia, en los que el gobierno está buscando jugar un papel central en la expansión del uso del PC.

De hecho, Starter Edition nació como un programa creado por Microsoft para respaldar los esfuerzos de los gobiernos de Tailandia y Malasia para ofrecer PCs de bajo coste a los consumidores. Microsoft lanzó Starter Edition formalmente como un producto en agosto de 2004, prometiendo llevar esta versión de su sistema operativo a otros cinco países para extender su proyecto piloto.

Entre sus restricciones, Starter Edition sólo puede ejecutar tres programas al mismo tiempo, tiene una resolución máxima de la pantalla del monitor y sólo funciona con ciertos procesadores.

Ejecutivos de Microsoft reconocieron que la demanda en los tres primeros países en que fuera lanzado Starter Edition había sido modesta, aunque añadieron que la demanda es mayor en otros países como Brasil. Microsoft no quiere decir cuántos ordenadores basados en Starter Edition ha lanzado desde que esta versión de Windows fuera lanzada hace dos años.

Gartner afirma que las restricciones del software también tienen como objetivo aumentar la capacidad de Starter Edition como un mecanismo de control de versiones piratas, muy extendidas en la mayoría de los mercados donde Microsoft vende el sistema operativo.

“En última instancia, Microsoft no puede limitar la funcionalidad de Windows y tener éxito en la lucha contra la piratería”, afirma Gartner en su informe. “Las únicas opciones reales son reducir el precio y mantener las funcionalidades”.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor