AMD ‘Shanghai’: ahorro y eficiencia

ComponentesGreen ITInnovaciónWorkspace

La compañía lanza su nuevo procesador Opteron Quad Core de 45 nanómetros sólo dos años después de ‘Barcelona’. La reducción energética y la mayor productividad, sus bazas fundamentales para intentar hacerle sombra a Intel.

Sólo dos años después de presentar ‘Barcelona’, AMD lanza hoy su nuevo procesador Opteron Quad-Core de 45 nanómetros con un objetivo claro: solventar las deficiencias que mostraba el chip anterior.

“Sabemos que cometimos muchos errores con ‘Barcelona’, pero hemos aprendido de ellos”, señalaba ayer Emilio Ghilardi, director general de la compañía para la región de EMEA, durante la presentación exclusiva a periodistas de medio mundo que realizó su compañía en Berlín.

Conscientes de que los problemas de migración y de gasto de energía de los procesadores podían dejar fuera del terreno del juego a AMD frente a su principal competidor, Intel -quien ya hace un año había lanzado su propio chip de 45 nanómetros- los ingenieros de la compañía se pusieron a la obra con una nueva ciudad en la cabeza: Shanghai. Nombre en clave del nuevo procesador y que significaba la revolución y la distancia que se quería tomar con el anterior: Barcelona.

Para desarrollarlo, la compañía asegura que esta vez decidió escuchar a los clientes y fueron cuatro los principios que les solicitaron: que el coste de las plataformas que soportan grandes rendimientos de virtualización fuese realmente efectivo, que se utilizase la menor energía posible, que fuese capaz de soportar con solvencia aplicaciones críticas y que se establecieran alianzas estratégicas con la mayor cantidad de partners, tanto en al ámbito del software como del hardware.

Con estas premisas, AMD se puso a trabajar sabiendo que el tiempo corría en su contra. Fruto de ese esfuerzo ha sido este lanzamiento, que como el propio Ghilardi reconoció, llega un cuatrimestre antes de lo previsto. “Con esto demostramos que AMD no sólo cumple con las expectativas que se impone la propia compañía, sino que además las supera”, apuntó.

(sigue…)

Mayor rendimiento con el mismo precio y potencia. Con esta premisa ha sido presentado por AMD el procesador ‘Shangai’, su gran apuesta para no perder comba en el mercado ante la fortaleza de Intel y una situación económica que no les resulta del todo favorable, con 500 despidos de por medio.

Es por eso que se ha cuidado hasta el último detalle, se han realizado innumerables pruebas con partners y clientes y se ha puesto especial atención en que la migración entre plataformas no ofrezca ningún tipo de problemas, algo en lo que flaqueaba Barcelona.

“Vamos a demostrar al mundo lo fácil que es introducir en un centro de datos el nuevo chip sin que se produzca ni la más mínima interrupción del servicio”, aseguraba Ghilardi.

La presentación del nuevo procesador AMD Opteron de 45 nanómetros corrió a cargo de Leslie Sobon, vicepresidenta de márketing de producto a nivel internacional, quien profundizó en el mismo aspecto. “No es tiempo para cambiar de arquitecturas, supone demasiado coste. Por eso es tiempo de migraciones. Y vamos a ayudar a realizarlas sin problema”, reconocía Sobon.

El mensaje que los directivos quisieron transmitir fue claro. ‘Shangai’ pretende revolucionar las capacidades de la industria de la virtualización ofreciendo un 35% más de rendimiento, por el mismo precio y el mismo consumo de energía, que su antecesor. “Lo reconocemos, es 35 veces más productivo que Barcelona, y nos enorgullece decirlo”, confesaba Ghilardi.

Los nuevos procesadores AMD Opteron Quad-Core en el segmento de 75 watios, en el rango de los 2,3 hasta 2.7 GHz , están ya disponibles, y a partir del primer trimestre de 2009 lo estarán los procesadores AMD Opteron Quad-Core HE (55 Watios) y SE (105 Watios).

La capacidad para ampliar las capacidades de virtualización (con soporte para la mayoría de ISVs) y la mejora de los flujos de trabajo es el fuerte de este procesador. En entornos de virtualización, aumenta la funcionalidad y el rendimiento, y además, proporciona un ‘switching’ rápido y eficiente entre máquinas en funcionamiento, permitiendo una migración virtual de datos de un host a otro sin que el cliente se entere.

En el siguiente video, se puede ver un ejemplo de la migración de una plataforma Intel a AMD via virtualización de Red Hat:

Otro de los puntos fuertes del nuevo procesador de AMD es su eficiencia energética. Comparado con Barcelona, permite reducir el consumo de energía en un 35 por ciento, lo que significa un considerable ahorro de costes. “O la posibilidad de que, por el mismo precio y el mismo gasto de energía, se pueda ofrecer un rendimiento del 35 por ciento superior”, señaló Leslie Sobon.

Pero además, supone una reducción del 21 por ciento de la energía que consume la CPU. “La clave del éxito estará en la eficiencia energética”, reconocía Sobon, quien señaló que la estrategia de la compañía pasa, sin lugar a dudas, por la virtualización. “Es la tendencia que domina el mercado de los servidores. Ser rápidos y eficientes en el cambio de máquinas virtuales nos va a dar la posición que merecemos”, señalaba.

Los directivos recordaron el compromiso energético adquirido por AMD, que incluso ha presentado recientemente su octavo Plan Anual de Protección del Clima Mundial. Además, la compañía ha reducido en un 40 por ciento la emisión de gases de efecto invernadero en los últimos cinco años.

La presentación de los procesadores se realizó de la mano de Strato AG, el principal cliente que tiene AMD en Europa, según señalaba su propio CEO, Damian Schdmidt. Strato es el segundo alojador web europeo y fue en su centro de datos de la capital alemana donde tanto Schdmidt como Ghilardi pulsaron “el botón” que ponía en marcha ‘Shangai’, de forma testimonial, en los servidores de la firma. “AMD nos ayuda con sus componentes a ser más eficientes”, reconocía Schdmidt.

El lanzamiento de los nuevos AMD Opteron Quad-Core de 45 nanómetros es la apuesta fuerte de la compañía para 2009, año en el que espera recuperar el terreno perdido frente a Intel, sobre todo. Pero no lo tendrán fácil y la propia empresa lo sabe.

“A pesar de la situación económica, el tercer trimestre de 2008 ha dado unos resultados muy buenos. Lo que no quiere decir que vaya a seguir así”, reconocía el propio Emilio Ghilardi durante la presentación.

AMD tendrá que hacer frente a una reducción de plantilla ya anunciada que supondrá la eliminación del 3 por ciento de sus empleos a nivel mundial. En total, la compañía dejará sin trabajo a 500 de sus empleados, de las 15.500 personas que tiene en plantilla a nivel mundial.

“Se trata de una medida desafortunada pero necesaria”, ha reconocido Michael Silverman, portavoz de la compañía, quien asegura que es inevitable para lograr la eficacia que se han planteado.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor