Bruselas solicita una aplicación más estricta de la legislación contra el spam

Regulación

La CE atribuye al fenómeno una intromisión de la privacidad, un
deterioro de la confianza del consumidor online y una pérdida de
productividad en los negocios.

El Consejo de Telecomunicaciones de la UE defenderá una mayor

colaboración entre autoridades, empresas y usuarios ante la

proliferación de los correos electrónicos comerciales no solicitados

(spam) al tiempo que apostará por una aplicación estricta de la

legislación europea en la materia, que restringe el envío de este tipo

de mensajes salvo autorización previa del receptor.El spam ha pasado de

representar el 7 por ciento del total de los mensajes en 2001, al 50 por

ciento en la actualidad según las estimaciones de la Comisión Europea

(CE), que atribuye al fenómeno una intromisión de la privacidad, un

deterioro de la confianza del consumidor en los servicios de Internet y

una pérdida de productividad general en los negocios.

Una

directiva de 2002 sobre privacidad en las comunicaciones electrónicas

prohíbe el envío de correos comerciales salvo consentimiento previo del

usuario. Pero los retrasos de los Estados miembros a la hora de

aplicarla y las dificultades técnicas para poner coto al fenómeno

limitan el impacto de la norma.

Los ministros de

Telecomunicaciones adoptaron un documento de conclusiones en el que

reconocen que el combate contra el spam pasa por incorporar plena,

adecuada y efectivamente la legislación comunitaria, pero también por

promover la autorregulación de los operadores del mercado y buscar la

cooperación internacional.

En España, ya tenemos aplicada

la directiva y hemos firmado acuerdos con asociaciones de internautas y

con proveedores de servicios. Pero al final, no te puedes proteger de

que te manden un spam desde Estados Unidos, explica el secretario de

Estado de Telecomunicaciones y Sociedad de la Información, Carlos López

Blanco.

Asimismo, el Consejo se comprometió a compartir

información para mejorar la medición del fenómeno, a desarrollar nuevas

tecnologías de filtración, y poner en marcha campañas de prevención y

sensibilización.

El problema es serio, pues el spam es una

intrusión en la intimidad. Pero Internet es un medio novedoso y habrá

que esperar a que vaya calando su cultura para que el usuario se

enfrente al problema, añade López Blanco. La CE se ha comprometido a

evaluar la eficacia de las acciones acordadas por los ministros a

finales de 2004.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor