Campo de fuerza 3D: se mira y también se toca

Empresas

El Airborne Ultrasound Tactile Display es un dispositivo que hará las delicias de aquellos a los que les gusta plantar sus huellas dactilares en todo tipo de superficies. Incluso en el aire. Porque este campo de fuerza 3D de alta fidelidad nos permite tocar objetos virtuales como si los tuviéramos frente a las narices. Con un uso inicial previsto para teclados virtuales las finalidades “científicas” serán infinitas: Angeline Jolie, Jessica Alba, Halle Berry. Más chicas, digo usos, tras el salto.


Lo de las féminas en tres dimensiones no ha sido idea mía (quizá sólo se me pasó levemente por la cabeza…). Es que no hay nada mejor que un buen ejemplo gráfico para ilustrar qué finalidad tendrá un objeto de este tipo. Así hablaba el desarrollador del campo: “Este dispositivo táctil es capaz de captar físicamente gráficos 3D proyectados en el espacio, proporcionando un manejo más intuitivo de los mismos. Por ejemplo, los usuarios podrían tocar a la Princesa Leia proyectada en el aire”.

El campo funciona con transductores de ultrasonidos emitiendo ondas en el aire. Sin ningún tipo de guantes y sin riesgo de penetrar en el cuerpo, el Airborne Ultrasound Tactile Display se sirve del fenómeno conocido como presión por radiación de ultrasonidos. Sólo falta que algún día al invento le acaben incorporando texturas y mi móvil con pantalla multitáctil irá directo a la basura. — Alberto Payo [Universidad de Tokyo]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor