Cerrando heridas con un láser más preciso

Empresas

Cuando pensamos en un láser caliente que apunta a nuestro cuerpo lo que nos imaginamos es que nos hará máximo una amputación, mínimo una herida (culpa de los sables de Star Wars, me temo). Sin embargo, gracias a los descubrimientos de Abraham Katzir, físico de la Universidad de Tel Aviv su uso podría ser totalmente el contrario. Todos sabemos que la tecnología láser ya se utiliza para muchas operaciones quirúrgicas y eliminación de manchas, pelo, verrugas, etc, pero ahora podría ser incluso mejorada. Más tras el salto.

Gracias a estos investigadores las operaciones con láser podrían dejar menos cicatrices, sanar más rápido y reducir el riesgo de infección comparado con las actuales intervenciones. El sistema desarrollado dispone de un circuito de retroalimentación que evita el calentamiento.

Las operaciones se realizarían a través de una herramienta del tamaño de un bolígrafo que incorpora fibras ópticas: una que canaliza un infrarrojo alimentado con dióxido de carbono a la herida con precisión y otra que mide la temperatura y se asegura de que el calor permanezca en los límites recomendados. Ya sabes, en vez de tiritas y mercromina sácale partido a tu puntero láser con un par de arreglillos tuneizantes. —Alberto Payo [Technology Review]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor