Condones musicales, ¿mito o realidad? (el gadget que no podrás usar este San Valentín)

Empresas

condon-band2.jpgEldorado, El Santo Grial, La Fuente de la Eterna Juventud, la partida de nacimiento de Sara Montiel…grandes búsquedas de la humanidad a las que ahora se suma el Condón Musical. Aprovechando que esta debería ser la fecha del año en la que ‘mucho-se-tiene-que-torcer-la-cosa’, Gizmodo se adentra en una curiosa investigación de las patentes de condones musicales de la historia reciente. ¿Qué pretenden aportar?¿Cómo funcionan? Descúbrelo a continuación.

patente.gifEsta es la historia de la patente nº 5163447 de los Estados Unidos. Su inventor, Paul Lyon, ha ideado un condón musical sensible al movimiento controlado por un chip de sonido de transductores piezoeléctricos que reproduce durante el acto una melodía o mensaje de voz grabado.

Supuestamente cada uno puede ser su propio Dj y elegir la música o el mensaje a reproducir que irá sonando a medida que la cosa vaya ganando ritmo. Es muy gracioso leer el texto de la patente, pues Paul Lyon propone una selección de temas que van desde el ‘Happy Birthday to you’ al ‘Himno de la Alegría’ de la 9ª de Beethoven.

Bueno, el caso es que la fecha de inscripción de este inventazo fue el 17 de Noviembre de 1992. Y desde entonces no hemos vuelto a tener noticia de Paul Lyon. ¿Qué ha sido de él?¿Y de su condón? Pero, poniéndonos ya en plan Iker Jiménez, no es el único caso enigmático de condón musical que no ve la luz. (Seguimos tras el interludio musical)

condon-nycjpg.jpg

Como decíamos hace no llega a dos años, el científico ucranio Hryhory Chausovsky desarrolló otro prototipo de preservativo con música. Para ello instaló un sensor de movimiento y un pequeño altavoz en la parte que muchos de vosotros no llegáis a desenrrollar (por mucho que os guste tiraros el folio). El concepto es que el volumen de la música depende de la intensidad del acto medido en la escala Ritcher y el tono varía según la posición sexual. Increible, ¿no? Eso sí, tiene una pequeña limitación, la calidad del sonido es similar a la de los tonos de los móviles de primera generación. “Estamos viendo la manera de mejorar esto”, declaró Chausovsky. Y también que andaba buscando financiación para el proyecto. Nunca más se supo de él.

¿Es esto una conspiración? ¿Quiere alguien privarnos de nuestro legítimo derecho a hacer música con el sudor de nuestro…amor?¿O más bien es que el mundo no está preparado aún para estos pedazo de inventos?

Sea como sea, aquí os dejo un temazo del gran Marvin Gaye para que os vayáis poniendo tiernos. Y si os apetece curraros una simpática felicitación personalizable para San Valentín, mirad esto que lo han hecho unos amigos míos y me decís qué os parece. — Eduardo Lozano. [Inventor Spot vía Idolator]