Curiosidades: Los buques “atigrados” de la 1ª GM, el origen del camuflaje Razzle Dazzle

EmpresasInnovación

Situaos por un momento: Os encontráis en una tensa reunión con todos los almirantes y capos del mando naval aliado, en plena 1ª Guerra Mundial. Los reportes de barcos hundidos aliados se multiplican cada semana, y la marina alemana está haciendo estragos con sus submarinos U-Boat, hundiendo no sólo barcos de guerra si no también numerosos transportes de mercancías y rompiendo vuestra línea vital de suministros. Un verdadero problemón.

¿La solución? ¿Una nueva tecnología? ¿Avances científicos vitales? No, no, de momento bastará con unas manos de pintura. Ese fue el nacimiento del camuflaje Razzle Dazzle. Unas fotos muy curiosas y una explicación más detallada del asunto tras el salto.

Tenemos que situarnos en las limitaciones armamentísticas de la 1ªGM. Los torpedos no eran muy veloces, ni tampoco  “electrónicamente inteligentes” como para ser capaces de variar su rumbo y seguir al objetivo. Generalizando un poco podríamos decir que los torpederos alemanes se valían de tres pasos vitales:

1-Localizar el blanco a destruir  /  2-Determinar su volumen, velocidad y rumbo  /  3-Teniendo en cuenta los factores anteriores, y la distancia entre el barco y el submarino, disparar el torpedo calculando que la trayectoria recta de este coincidiera en el momento justo con la del barco.

A pesar de los grandes éxitos cosechados por los submarinos germánicos U-Boat (anglicismo de U-Boot, del alemán Underseeboot o “nave submarina”) como podéis suponer no era tan fácil acertar con los torpedos, y una vez disparado el primero ya se comprometía la seguridad del submarino revelando su localización.

El artista británico (y oficial de la Marina por aquel entonces) Norman Wilkinson ideó un tipo de pintura de camuflaje a la que llamó “Dazzle Camouflage” (y que se popularizó más adelante en EEUU con el nombre de Razzle Dazzle), que consistía en pintar los navíos con un complejo patrón de formas geométricas en colores contrastantes y brillantes, interrumpidos por líneas negras que se cruzaban entre sí. Esto provocaba cierta dificultad a los alemanes para poder determinar las dimensiones reales del buque y su dirección concreta, haciendo los cálculos para disparar los torpedos mucho más complicados. Si bien ya era algo habitual en los aviones y en los tanques y vehículos terrestres, esta fue la primera vez que se aplicaron técnicas de camuflaje en la Marina.

Esta solución, por cierto bastante económica, se aplicó en varios barcos y si bien no acabó por si sola con el problema de los submarinos alemanes (que cayeron masivamente más tarde gracias a la mejora de los sistemas antisubmarinos y a la desencriptación de sus códigos de comunicación), sí palió en parte el número de bajas, que se vieron bastante reducidas.

La mayoría de las fotos de entonces son en B/N, es una lástima, pero se han recreado sobre alguna de ellas los colores aproximados que lucían los barcos.

El Razzle Dazzle se sigue utilizando todavía en varios ámbitos. Seguro que habéis visto alguna fotografías de un nuevo modelo de coche que todavía no ha salido al mercado luciendo esos estampados en B/N tan extraños. Con esa pintura y pegatinas exteriores se hace mucho más difícil para los fotógrafos y curiosos analizar con exactitud las líneas curvas y el diseño general del coche.

Curiosas fotos y artística respuesta la que ideó Wilkinson para afrontar el ataque de la temida “manada de lobos”, pues así se conocían por entonces las flotillas de sumergibles alemanes – dani olego [Twistedsifter]

Autor: Doleo
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor