El hombre que volaba batiendo alas gracias a Nintendo Wii

EmpresasInnovación

El hombre puede volar. Sin motor. Sin planear. Sin tomarse antes unas pirulas. Con un poco de esfuerzo de sus brazos, aleteando como un pajarillo y (esto es muy importante) un mando de la Wii. Un ingeniero mecánico holandés, Jarno Smeets, ha desarrollado un ingenioso mecanismo que transforma el movimiento de sus brazos en el de unas alas artificiales y simplemente moviéndolasacompañándose de una pequeña carrerilla, es capaz de emprender el vuelo. Leonardo da Vinci estaría orgulloso. A continuación te mostramos un vídeo del despegue y el vuelo.

Además de ayudarnos con nuestras comunicaciones y nuestro ocio, Android y Nintendo le han servido a Smeets para echar a volar. Literalmente.

EL mecanismo que ha diseñado reconoce y amplifica los movimientos de sus brazos transformándolos en aleteo. Inspirado en el albatros, en los movimientos que realiza a la hora de despegar. Smeets ha desarrollado una técnica que combina la carrera con el aleteo y ha conseguido ponerla en práctica con éxito. Bien es cierto que han sido únicamente un centenar de metros, pero tampoco fue muy largo el primer vuelo de los hermanos Wright en Kitty Hawk y mira por dónde vamos.

Ese arnés es el núcleo del invento. Se puede observar los largueros a los que se sujetan las alas y los servomotores que los mueven. Los brazos del “piloto” no van sujetos a dichas alas sino que quedan independientes. En ellos se fijan los sensores procedentes de la consola de Nintendo y en función de los movimientos que se realice así será la acción de las alas.

Aquí tienes el vídeo con este envidiable vuelo autoproulsado.

El secreto de todo está en el arnés que el hombre volador se sujeta al cuerpo. De este salen las alas, semejantes a las de un ala delta pero conectadas a unos motores que amplifican los movimientos de los brazos. El corazón del sistema es un móvil con SO Android, procesando la intensidad y aceleración de los brazos mediante unos microprocesadores que obedecen a la información que les facilitan los componentes de los mandos de la Nintendo Wii.

Después de 8 meses de proyecto y concienzudo trabajo, Jarno Smeets puede estar contento, ha logrado lo que durante siglos ha sido el sueño del hombre: volar gracias a su propio impulso. Ayudado por la tecnología, bien es cierto, pero ya no hablamos de un motor que realiza todo el empuje por ti ni simplemente planeando. ─[Human Bird Wings]

Read also :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor