El rayo tractor podría llegar a convertirse en realidad

Empresas

Qué útil resulta un rayo tractor… y cuántas veces lo echamos en falta en nuestra vida cotidiana.

Al menos aquellos que aún no dominamos los caminos de la Fuerza y no somos capaces de señalar un objeto, apretar (sin pasarnos, no sea que nos vayamos de bareta) y que flote por el aire hasta venir a nuestra mano. Pero la ciencia llega en nuestro rescate, y todo gracias  los rayos Bessel, algo parecido al laser pero con unas propiedades aún más interesantes porque podrían “tirar” de un objeto y atraerlo hasta el punto de origen de dicho rayo. Y aún hay más.

La primera vez que vimos en acción un rayo tractor fue cuando al comienzo de “La guerra de las galaxias” la nave que transportaba a la princesa Leia era atraída sin posibilidad de escape hacia el interior del amenazante destructor imperial que la perseguía.

Hasta ese momento si nos hubiesen hablado de un rayo tractor probablemente habríamos pensado en un laser capaz de arar los bancales y hacer caballones de una perfección majestuosa. Pero ersulta que servían para otra cosa. Fruto de la imaginación de Lucas y alguno más la ciencia-ficción ha popularizado este sencillo método de atraer a las naves espaciales los objetos más diversos.

Pero ahora la ciencia terrícola podría haber encontrado una manera de logarlo en el Mundo Real ™. Y todo gracias a los rayos Bessel. A diferencia de un rayo laser, que con la distancia se propaga, lo que hace que a pocos metros siga pareciendo un puntito de luz pero conforme se aleja se amplía y resulta difuso, el rayo Bessel no es difractivo, es decir, se mantiene concentrado (y no como tú cuando en las noticias de la tele hablan del desfile de Victoria´s Secret) con el añadido de que curiosamente un rayo Bessel atraviesa un objeto sólido y continúa su camino.

Con estas premisas algunos científicos están trabajando en la manera de focalizarlo para que interactúe con la materia del objeto al que se dirige. Los rayos Bessel forman ondas y sincronizando las mismas se trataría de conseguir que en la parte posterior del objeto se generase energía suficiente como para impulsarlo hacia el lado contrario, esto es, el emisor del rayo Bessel, anulando también la posible onda que se pudiese producir en la parte frontal y que frenaría dicho avance.

Decirlo es fácil… ahora hay que llevarlo a la práctica. ─Antonio Rentero [BBC]

Lea también :