Este hombre puede volar, y además a 250 km/h

EmpresasInnovación

Hay hombres valerosos que se enfrentan al peligro no con armas ni compleja maquinaria, sino con un trozo de tela.

No hablamos de los toreros, que también hay que echarle las tres bés (balor, boluntá y buevos) para ponerse delante de un morlaco de 500 kilos “armado” con un trapo rojo, sino de salto BASE y de volar sin motor a 250 km/h, algo que ha conseguido Espen Fadnes gracias a un sencillo traje de vuelo y a la correcta elección del lugar donde poder lanzarse al vacío para recorrer una distancia de 2.500 metros volando sin ayuda mecánica. Tras el salto (nunca mejor dicho) os ofrecemos un espectacular vídeo de la gesta.

Eso que una mañana decides que por qué no vas a poder volar tú también como un pajarillo y por más vueltas que le das resulta que la carencia de alas es un handicap importante.

Pero no pasa nada, te buscas un sitio bien alto (1.240 metros) y despejado (mejor si al fondo hay un lago) y ataviado con un traje inspirado en las célebres ardillas voladoras, te sujetas el paracaídas a la espalda y decides ampliar las posibilidades el salto BASE a algo más que dejarse caer.

Ha llegado el momento de casi planear, alcanzando una velocidad máxima de 250 km/h (esto supone recorrer 70 metros en un segundo) y llegar a aterrizar 2.500 metros más allá del punto de partida.

Aquí podéis ver el vídeo del vuelo y conocer los entresijos de la hazaña de Fadnes.

Una escrupulosa preparación y una fortaleza mental importante para ponerse ese traje y dar el brinco mientras deseas con todas tus ganas no haberte equivocado en los cálculos, rezas a todos los santos pidiendo que sople el viento y recitas la oración de Alan Shepard, “Señor, no permitas que la cague”.─[Vimeo]

Read also :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor