Expertos respaldan el compilador de fuente abierta

Workspace

Programadores trabajan para depurar y acelerar el rendimiento del recientemente lanzado GCC 4.0.

Mark Mitchell lanzó GCC 4.0 el pasado 22 de abril. Éste incluye una nueva optimización de marco de trabajo diseñado para mejorara el proceso de traducción del código fuente escrito por humanos en código binario que entienden los ordenadores.

A la nueva versión, no obstante, le queda trabajo por hacer y llevará tiempo conseguir una clara ventaja en su rendimiento, comentó Mitchell en una entrevista.

Uno de los primeros momentos duros del debut de GCC 4.0 aconteció con el KDE, un interfaz gráfico muy utilizado en ordenadores Linux. El paquete no podía compilar con GCC 4.0, y los organizadores del KDE le pusieron en la lista negra.

El fallo ya ha sido arreglado y debería estar listo en breve, ha comentado Mitchell. “Probablemente lanzaremos una versión 4.0.1 antes de lo planeado”.

GCC se utiliza para producir la mayoría de los programas del movimiento de fuente abierta, por lo que una mejora en el compilador afecta a miles de proyectos.

Una de las mejoras que se planean incluir en GCC es cambiar la manera en que el software almacena los datos en los preciados recursos del procesador llamados registros. Las nuevas versiones de procesadores de 64 bits duplica el número de registros. Escoger qué datos se almacenan en los registros es una tarea complicada que incrementa su dificultad cuantos más registros hay que escoger.

En los chips x86 de 32 bits, el número de registros significa que los datos deben ser constantemente intercambiados con datos almacenados en la memoria principal del ordenador, amplia, pero lenta. Pero ya que el número de registros se incrementa, el software puede funcionar más rápido si se mantienen los datos correctos. Según Mitchell, el programa decide qué datos conseguir y en qué momento, lo que implica un aumento del rendimiento.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor