“Hello World”, o cómo hacer arte con 5.000 interruptores luminosos

Empresas

He de reconocer que no soy un gran amante del arte contemporáneo y muchas veces quizá no sepa valorarlo adecuadamente. Hablando más claro todavía, a menudo no entiendo lo que se expone frente a mí. Será que mi mente se quedó antigua y sabe reconocer un paisaje, un bodegón, un retrato… pero le cuesta algo con otras cosas (ya me lo explicaréis vosotros).

Pero en ocasiones una obra simplemente me llama la atención, como esta del austríaco Valentin Ruhry, en la que ha utilizado 5.000 switches o interruptores luminosos para crear un gran lienzo donde podemos “conectar cualquier mensaje”. Y todavía hay más

Esta obra en concreto se titula Hello World, y todos esos interruptores se encienden y se apagan en representación de la simplicidad de la tecnología y el sistema binario que se utiliza para manejarla. En realidad “Hello World” es tradicionalmente el primer programa que escribes cuando empiezas en un nuevo lenguaje de programación. Es bastante interesante ver este código ya que es lo mínimo que puedes escribir en el lenguaje que estés usando y hacerte una idea inicial de la sintaxis y estructura del código.

Actualmente podemos contemplar esta obra en el Foro Cultural Austriaco de Nueva York (ACFNY), donde Ruhry está exponiendo junto a otros compatriotas austríacos (del 24 de mayo al 05 de septiembre).

Desconozco el precio de “Hello World”, que podría ser el anhelo secreto de cualquier Geek de pro para decorar el recibidor de su casa, o quizá el salón. Podríamos poner mil mensajes de bienvenida a las visitas, o quizá cambiar el típico papelito o nota de aviso a nuestra compañer@, que normalmente colgamos de la nevera, por un gran mensaje luminoso. Ya me estoy imaginando la típica nota para recordar la compra, ahí bien bonita en medio del salón con centenares de switches brillando: “Faltan huevos, comprar también leche”. ─ [Neatorama]

Lea también :
Autor: Doleo
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor