Hoy nos despedimos, el Samsung Ultra Touch y yo

Empresas

Estoy aquí sentado, junto a mi Samsung Ultra Touch, y es un momento difícil. El principal problema es que en realidad no es “mi” Ultra Touch y ya toca devolverlo. Hemos vivido juntos algunas semanas y, aunque pesa un poco más de lo que estoy acostumbrado y, también, es un poco más grande de lo que me gustaría, nos hemos entendido bien. Sobre todo, me he acostumbrado demasiado a su pantalla táctil AMOLED de 2,8 pulgadas, buena para ver vídeos y mejor para ver fotos. Más detalles, después del salto.

La parte frontal, previa al deslizamiento del teclado numérico, es minimalista, con tres botones para funciones básicas y una segunda cámara para conversaciones de vídeo. Puede serlo, minimalista, porque el acceso a todas las características del móvil se realiza a través de la pantalla.

El menú principal es personalizable con widgets, aunque de primeras lo que tenemos es la pantalla limpia con tres opciones de Teclado, Contactos y Menú en la parte inferior, y una barra deslizante a la izquierda con accesos directos a funciones como Facebook, Galería de imágenes, Radio FM, etc. Desde esta barra podemos deslizar los iconos que queramos al escritorio, aunque demasiados agobian en seguida.

Si ya has probado móviles táctiles de última generación, muchas de las funciones incluidas no te sorprenderán, pero cuando tengo en las manos un gadget nuevo, tengo la sensación de que mi mente hace un barrido de todo lo que he visto antes y empieza de cero. Me encantan detalles tontos, como el uso del acelerómetro para el juego de dados, que no puede ser más simple, por cierto, o para la galería de imágenes, que se deslizan hacia un lado u otro según cómo inclines el móvil.

Me gustan también otros detalles, como el mapamundi con las franjas horarias o la cámara de fotos con flash LED. Es capaz de hacer fotos con bastante calidad, aunque no tiene mucho sitio para almacenarlas: sólo posee 80 Mbytes de memoria interna, aunque puedes ampliarla con hasta 16 Gbytes microSD.

Aunque la interfaz de usuario me ha gustado bastante, en el apartado de software quizá se queda un poco corto. No le he encontrado por ninguna parte un teclado virtual mini QWERTY por lo menos, aunque voy un poco más allá de detalles como éste. No están mal las aplicaciones pero, y aquí sí que tengo que recuperar un poco la memoria, he visto sistemas (sin mencionar ninguno) más completos y con más opciones de manejo.

En conjunto, un móvil excelente, por detrás quizás de algún otro de nivel equivalente, pero un dispositivo al que, como decía, se le coge apego. En cualquier caso, un poco mejor en lo que se refiere a hardware que a software. — Rafa M. Claudín

Read also :
Autor: rmcdf
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor