IFA 2011: nos probamos las Sony HMZ-T1, las gafas con home cinema 3D

Empresas

¿Por qué gastar una pasta y alterar la decoración doméstica par conseguir una pantalla enorme que no te puedes llevar de viaje cuando se puede lograr una sensación parecida y que además no te obligue a no salir del salón?

Algo así parecen haber pensado en Sony cuando han desarrollado el dispositivo HMZ-T1 de disfrute personal de contenidos audiovisuales en 3D. Una especie de gafas con las que parecerás un marciano (incluyo una foto para que juzguéis por vosotros mismos la pinta que le dan a un humilde redactor de Gizmodo) pero con las que podrás gozar tridimensionalmente como hemos tenido la oportunidad de comprobar en la feria de la electrónica IFA de Berlin. Basta con conectarlo a tu reproductor de películas o consola de videojuegos. Y aún hay más.

Ante tus ojos se sitúan unas pequeñas pantallas OLED de tan solo 0,7″ (una para cada ojo) que te proporcionaran una experiencia totalmente inmersiva.

Basta con conectar el conjunto, que cuenta también con unos altavoces ajustables a la altura de las orejillas, al Blu-Ray o la consola. En el pabellón de Sony de la IFA, como no podía ser de otra manera, estaba conectado a una PS3.

Al usar dos pantallas, una para cada ojo, se elimina la molestia sensación de las habituales gafas polarizadas o de membrana de activación intermitente que en ocasiones terminan ocasionando unos interesantes dolores de cabeza nada tridimensionales. Las dos pequeñas pantallas tienen una asombrosa resolución (para su diminuto tamaño) de 1280×720 píxels y consiguen ofrecer la sensación de estar mirando una pantalla de 750″ (sí, setecientas cincuenta, equivalente a una diagonal de unos 22 metros) desde una distancia de unos 20 metros, más o menos como estar en el cine. Una experiencia auténticamente inmersiva.

Al mismo tiempo los auriculares estéreo te ayudan con la percepción auditiva. Por supuesto eliminan todo el componente social o colectivo pues el usuario está totalmente aislado de otros espectadores o jugadores, pero es una gran solución para entretenimiento individual, con cierta ventaja sobre la adquisición de una pantalla gigante de televisión o un proyector, ninguno de los cuales cabe en una mochila, además de requerir una habitación de grandes dimensiones.

Saldrá a la venta en Japón en noviembre con un precio en torno a 400 €

Read also :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor