Instala una máquina virtual en tu PC

Workspace

Aprende a instalar una máquina virtual para poder tener en tu ordenador más de un sistema operativo.

Una máquina virtual es un software que crea un entorno virtual permitiendo instalar varios sistemas operativos para que el usuario pueda trabajar con ellos de forma simultánea, como si fueran ordenadores totalmente diferentes desde un mismo equipo.

La creación de una máquina virtual en nuestro ordenador de trabajo es muy útil porque nos permite usar distintos sistemas operativos al mismo tiempo, como por ejemplo cualquier versión de Windows y de Linux, e intercambiar información entre ellos. También es cómodo para instalar aplicaciones y programas en nuestro equipo que no queramos instalar en el sistema operativo original, si sólo queremos probarlos o si consideramos que existan riesgos de pueda estar infectado con un virus.

Antes de crear una máquina virtual, ten en cuenta la memoria RAM de tu ordenador, ya que si es poca quizá consuma demasiados recursos y no te compense crear una. Es recomendable que tu ordenador tenga al menos 1 GB para que puedas trabajar holgadamente con ambos sistemas operativos.

Existen varios programas que nos permiten crear máquinas virtuales pero si eres usuario de Windows, te recomendamos que uses Virtual PC, ya que se trata de un software muy completo y gratuito.

Puedes descargártelo de la propia web de Microsoft, escogiendo la versión correcta para tu ordenador (de 32 o 64 bit). Una vez que se haya completado la instalación haz doble clic en Setup.exe y se abrirá el asistente de instalación.

Crear una máquina virtual con Virtual PC en tu ordenador es muy sencillo, sólo tienes que seguir los pasos del asistente de instalación y en pocos minutos habrás terminado. Podrás seleccionar entre Crear una máquina virtual(para crear un nuevo equipo virtual), Usar la configuración predeterminada para crear un equipo virtual (creando automáticamente un archivo .vmc con una configuración determinada), y Agregar un equipo virtual existente (tenemos que disponer de un archivo .vmc ya creado y añadirlo al equipo virtual). Para crear una nueva máquina virtual seleccionaremos la primera opción.

Durante el proceso tendrás que escoger un nombre para tu máquina virtual y te preguntará qué sistema operativo quieres instalar.

En función del SO que instales el asistente te recomendará que fijes una RAM concreta para la máquina virtual, pero puedes modificarla para ajustarla manualmente. Si dispones de un 1GB y quieres instalar Windows XP o Linux, fija al menos 256 MB para la máquina virtual. Si quieres instalar Windows Vista, es recomendable que tu ordenador tenga al menos 2 GB y establezcas al menos 512MB para la nueva máquina.

Una vez que hayas creado la máquina virtual hay que instalar el sistema operativo. Abre Virtual PC e introduce el CD de instalación del SO que vayas a utilizar.

En este punto hay que decirle a la máquina virtual que detecte la unidad de CD como arranque primario, o que use una imagen iso del sistema operativo que tengamos, si no queremos pasarlo a un CD para instalarlo. A continuación sólo hay que seguir los pasos del asistente y no preocuparse si formatea el disco duro o si dice que se va a reiniciarse, ya que sucederá sobre la máquina virtual, no en tu equipo.

Mientras estás instalando el sistema operativo en la máquina virtual, al seleccionar las diferentes opciones que nos pida (número de serie de producto y demás), la máquina virtual capturará el ratón. Es decir, sólo podrás usarlo dentro de la venta donde está instalándose el nuevo SO. Para sacar el ratón al sistema operativo original, pulsa Alt Gr + Enter, o la tecla de Aplicación que hayas configurado durante el proceso de creación de la máquina virtual con Virtual PC. Puedes modificarla en Configuración. De este modo liberarás el ratón de la máquina virtual para poder seguir trabajando en tu equipo mientras se instala el sistema operativo.

Cuando hayas instalado el sistema operativo comprobarás que sólo puedes acceder a la maquina virtual a través de una pequeña ventana fija. El sistema no te permite ampliarla a pantalla completa ni reajustarla, por lo que trabajar simultáneamente entre los dos SO será muy incómodo.

Para evitar este problema y el inconveniente de tener que liberar el ratón cada vez que trabajemos entre ambas máquinas, puedes instalar Virtual Machine Additions. Esta aplicación, en otras cosas, simula la tarjeta gráfica permitiendo que el ratón se mueva correctamente y que puedas reajustar el tamaño de la pantalla. Además permite usar el portapapeles para trabajar cómodamente entre las dos máquinas.

Para poder instalarlo libera el ratón y escoge la opción Instalar Virtual Machine Additions, pulsando Acciónla barra de herramientas. Se iniciará el asistente y en pocos minutos habrás completado el proceso.

A partir de este momento podrás acceder a tu máquina virtual a través de una ventana (que puedes poner a pantalla completa), y volver al sistema operativo original cuando quieras.

Los archivos de tu máquina virtual están alojados en C:Documents and SettingsusuarioMis documentosMis equipos virtualesnombre de la máquina. Serán un archivo de imagen de disco duro de equipo virtual, .vmc, que irán creciendo a medida que instales cosas en la nueva máquina virtual.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor