Intimidad asegurada en los momentos más íntimos

Empresas

No siempre goza uno de la privacidad más adecuada en los momentos en que la necesita incluso aunque se encuentre en un lugar como el dormitorio en el que ya se supone que no hay miradas no deseadas. Pero en residencias, pisos compartidos, viajes, albergues… puedes tener un compañero en la cama de al lado de cuya vista prefieras resguardarte. Y no siempre basta con taparte con las sábanas porque se te adivinan todos tus manejos. Es el momento de desplegar Privacy Pop mantener tu dignidad a salvo.

No siempre tiene uno la suerte de tener en su estancia como orgasmus Erasmus el dormitorio en solitario o un compañero de los que te dice”hola” en septiembre y “adiós” en junio y nunca más se supo.

También puedes necesitar algo más de intimidad visual en ese albergue en el que has recalado un noche de ruta estilo Camino de Santiago donde las literas te recuerdan algún campamento militar. Los ronquidos y el olor de pies del vecino seguirán ahí pero al menos podrás dormir en pelotas y destapado, que es lo que te gusta, o practicar cualquier actividad (no hace falta que se sexual, ¡pájaro!) sin tener que preocuparte de las miradas ajenas.

Privacy Pop se parece a una tienda de campaña pero su uso está indicado para interiores y en concreto para ubicarse sobre la cama (o sobre el sofá), con unas ventanas que puedes cerrar cuando no quieras que nadie te vea echar la siesta con la babilla colgando por la comisura de la boca.

Tu espacio personal es ahora aún más personal por unos 150€ y además cuando no lo necesitas se pliega y se guarda en cualquier sitio… o te lo llevas contigo al piso compartido de tu pareja. ─[Privacy Pop]

Read also :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor