Categories: Empresas

Invertir en salud mental puede alcanzar retornos para las empresas de hasta el 60 veces la inversión inicial

Los departamentos de Recursos Humanos de las empresas han decidido invertir en programas de bienestar enfocados a la salud mental como una de las estrategias más efectivas. Así concluye Cigna International Markets en uno de sus últimos estudios. Y, es que, tal y como muestra este análisis, toda actividad dispuesta para mejorar el bienestar emocional de la plantilla pueden llegar a alcanzar un retorno económico de hasta sesenta veces la inversión inicial.

Las actividades que mejor suelen funcionar son aquellas relativas a la gestión afectiva del estrés a través de estrategias de control mediante sesiones orientativas con profesionales. Algo que también tiene un impacto notablemente positivo son aquellas que reclaman la atención al bienestar emocional, los talleres de capacitación para encontrar técnicas de conciliación entre la vida laboral y personal o las clases de meditación.

Jason Sadler, presidente de Cigna International Markets, indica que “el concepto de bienestar en el lugar de trabajo ha ascendido de posición en la agenda corporativa y las organizaciones reconocen que la implantación de programas efectivos ayuda a la plantilla a gozar de mejor salud y a ser más productiva. El informe refleja que las iniciativas de salud mental producen un retorno económico muy importante; sin embargo, otro de los estudios que hemos realizado desde Cigna, muestra que solo el 26% de los empleados recibe beneficios de este tipo por parte de su compañía”.

Emprender planes de salud y bienestar dentro del entorno laboral resulta una inversión para las empresas, más que un gasto. Pero trasladar estas acciones y sus resultados a indicadores cuantificables impide realizar una estimación concreta del retorno positivo que se obtiene con su implantación.

La investigación realizada por Cigna International Market expone que los planes de salud y bienestar que mayor éxito tienen son aquellos enfocados a resolver un problema o necesidad específicos: reducción del absentismo, gestión de determinadas enfermedades, fomento de la práctica del ejercicio físico o control del estrés.

Por eso, antes de diseñar el programa, es conveniente revisar los factores de riesgo y los perfiles de salud de los empleados para determinar cuales son las cuestiones a tratar. “Los programas de bienestar que se basan en una sólida comprensión de cómo se manifiestan los problemas de salud en el lugar de trabajo pueden generar retornos impresionantes. La pandemia ha cambiado la forma en la que trabajamos y los planes deben adaptarse a las necesidades cambiantes que estos experimentan. Por lo tanto, es crucial que las empresas desarrollen marcos de trabajo consistentes para asegurar que todas las intervenciones de bienestar tengan el impacto deseado”, destaca Jason Sadler.

Ana Suárez

Recent Posts

Bizkaia, consolida su posición como hub de innovación en ‘South Summit Biscay Startup Bay-Meetup’

Los sectores de Digital Technologies y Gastronomy & Wellbeing fueron los protagonistas de este 'South…

21 horas ago

IONOS amplía su cartera de servidores con tecnología AMD

Las ofertas con procesadores AMD enriquecen las tarifas de servidores existentes. Ahora hay una tarifa…

23 horas ago

Ecopapis: el caso de éxito de QDQ Media y el Gobierno de Castilla-La Mancha

Con un paquete de 150 millones de euros en ayudas, que oscilan entre los 1.500…

23 horas ago

Estas son las 4 tendencias e-learning que revolucionarán la formación corporativa en 2021

El 2020 ha provocado el auge de la formación online en el mundo empresarial, de…

2 días ago

Applerta llega a España, la nueva app de seguridad colaborativa

Applerta se pone al servicio en la lucha contra la violencia de género e intrafamiliar,…

2 días ago

Amazon y acens, juntos para potenciar la digitalización de las pymes

La automatización de procesos, el uso de herramientas de Big Data, el acceso a servicios…

2 días ago