La cuestión de los 64 bits

PCWorkspace

El concepto está cambiando: ya no será cuestión de velocidad, sino de la capacidad de gestionar mayor cantidad de memoria.

La velocidad deja de importar

Cualquiera que haya querido comprarse un ordenador y se informe oye hablar de la velocidad del chips a la hora de escoger uno y otro modelo. Tanto fabricantes de procesadores como compañías de PC intentan atraer a los compradores con promesas de mejor rendimiento gracias a procesadores cada vez más rápidos, y una vez que haya salido el chip con 3,4 gigaherzios, el usuario no comprará el de 3,2 gigaherzios. Pero ahora que el rendimiento está empezando a tenerse en cuenta, lo importante no será la velocidad sino la capacidad de gestionar la memoria.

A finales de los ’80 y principios de los ’90, el ordenador de sobremesa normal contaba con un procesador de 16 bits, capaz de gestionar poco más de un megabyte de memoria RAM. Fue entonces cuando llegó el estándar que ahora domina el mercado, el procesador de 32 bits, que puede gestionar la enorme cantidad de 4gigabytes de RAM. Finalmente, en lo actualmente estamos inmersos es en la transición hacia los 64 bits, un procesador capaz de gestionar la inimaginable cantidad de 16 exabytes (o 16.000 millones de gigabytes) de memoria.

Se opta por un modelo híbrido.

Liderando este cambio se encuentra AMD (Advance Micro Devices), el fabricante de chips que siempre ha permanecido en segunda posición por detrás de Intel. AMD ha sorprendido con sus chips de 64 bits, llamados Athlon 64 diseñados para ordenadores de sobremesa y portátiles, y Opteron para los tradicionalmente más potentes servidores. Y estos nuevos chips de AMD son híbridos, capaces de ejecutar software diseñado tanto para máquinas de 32 bits como para las de 64 bits.

Últimamente parece claro que la combinación de 32/64 bits está despegando. Su capacidad para gestionar grandes cantidades de memoria permiten que ciertas aplicaciones, como las bases de datos, se ejecuten mucho más rápidamente que con los actuales procesadores de 32 bits.

Los usuarios corporativos estuvieron encantados y el pasado mes de febrero fabricantes de hardware de la talla de Sun y Hewlett-Packard anunciaron nuevos servidores basados en los chips Opteron de AMD, uniéndole a IBM, que ya contaba con servidores basados en el mismo chip. Y esta aceptación se produjo principalmente porque costaban menos que el único chip de Intel de 64 bits para servidores, Itanium.

La respuesta

Naturalmente, el 17 de febrero Intel presentó una nueva versión híbrida 32/64 bits de Xeon, hasta entonces limitado a 32 bits, para servidores y estaciones de trabajo. Con ello Intel dio su aprobación en este pequeño pero creciente mercado además de iniciar las especulaciones de que la informática de 64 bits pronto sería acpetada no sólo para servidores y estaciones de trabajo, sino también para ordenadores de sobremesa, el mercado de procesadores más amplio.

Además, parece que la transición de los 32 a los 64 bits será más rápida que la anterior de 16 a 32 bits, que llevó nada menos que siete años. Y eso teniendo en cuenta que los usuario comunes, aquellos que simplemente utilizan el correo electrónico y un programas de procesamiento de textos, no notarán realmente una mejora con 64 bits. Esto se debe a que los chips de 64 bits están dirigidos para utilizarse con un nuevo conjunto de aplicaciones de software, la mayoría de las cuales no están desarrolladas.

Sí, los 64 bits mejoran realmente el rendimiento de un servidor acelerando, por ejemplo, el intercambio de datos de bases enormes. Y también será importante para esos usuarios corporativos que ejecutan aplicaciones de animación o grandes cálculos matemáticos. Y en el terreno de los ordenadores de sobremesa, para aquellos usuarios que se divierten con juegos en 3D o manejan aplicaciones de edición de vídeo, quienes apreciarán la capacidad de gestión de más memoria.

Sin embargo, estos usuarios forman parte de nichos de mercado. ¿Qué significa un desktop con un procesador de 32/64 bits para los usuarios más comunes? La mayoría no verán los beneficios de la nueva arquitectura hasta dentro de años, aunque pagarán un extra ahora, ha comentado Roger Kay, analista de la firma de investigación de mercado IDC.

Las opciones de sistemas operativos para ordenadores de sobremesa para 64 bits están limitados actualmente a versiones de Linux vendidas por SuSE y Red Hat, aunque el pasado mes de febrero Microsoft lanzó una versión de pruebas de su Windows XP 64-Bit Edition, capaz de ejecutar aplicaciones tanto de 32 bits como de 64 bits.

Read also :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor