La Sirenita, un cuento de hadas prostético

Empresas

Cuando era niña, a Nadya Vessey le tuvieron que amputar las piernas desde las rodillas por una enfermedad. Al parecer, cuando un niño le preguntó qué le había pasado, le dijo que antes era una sirena. La idea le caló hondo y acabó contactando con la gente de Weta, los mismos que han hecho los

Cuando era niña, a Nadya Vessey le tuvieron que amputar las piernas desde las rodillas por una enfermedad. Al parecer, cuando un niño le preguntó qué le había pasado, le dijo que antes era una sirena. La idea le caló hondo y acabó contactando con la gente de Weta, los mismos que han hecho los efectos especiales de El Señor de los Anillos o Las Crónicas de Narnia. Dos años después, posee una cola de sirena prostética, hecha de moldes de plástico, tela de traje de buzo, medias impresas digitalmente y escamas pintadas a mano. La historia te deja boquiabierto. Por el buen rollo con el que Nadya se toma lo suyo. Por el bueno rollo de los de Weta para ponerse a hacer algo que les pilla de lejos. Por el buen rollo de todo en general. — Rafa M. Claudín [Cnet]

Autor: rmcdf
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor