Las viejas cintas vuelven a nacer en formato digital

Empresas

VHS, Hi-8, Betamax, etc. son formatos analógicos que se degradan con el tiempo o incluso cada vez que los reproducimos.

El paso del tiempo cae como una losa sobre nuestras viejas grabaciones, y la perspectiva de no poder verlas a menudo no es, obviamente, atractiva. Una posible solución que durante años se puso bastante de moda fue la de realizar copias de estas cintas en otras, pero en plena era digital, la respuesta correcta pasa por digitalizar las cintas analógicas.

Esta es una idea sencilla que comprende tres procesos básicos: transferir la grabación analógica al PC, procesar los ficheros para obtener la mejor calidad posible, y guardar los resultados en CD o DVD, formatos que consiguen que las imágenes permanezcan tan “frescas” como el primer día.

Existen diversos métodos para transferir vídeo analógico al ordenador, pero la forma más cómoda es la de utilizar una sintonizadora de televisión o una tarjeta de vídeo que posea entrada de S-Video, vídeo por componentes (RCA) o, en algunos casos, conexión FireWire. Con un procesador de al menos 1,5 GHz podremos transferir vídeo analógico al PC en tiempo real y con calidad DV. Sin embargo, este método requiere que el sonido sea capturado por separado utilizando la entrada line-in de la tarjeta de sonido.

Otros métodos alternativos que consumen menos recursos son más caros. Nos referimos a las capturadoras de vídeo especializadas, tanto en formato interno como externo. Estos dispositivos convierten la señal analógica a digital internamente, transfiriéndola al PC, con lo que no es necesario procesarla nuevamente.

Utilizar el software y códec correcto es vital para obtener buenos resultados. En el primer caso una buena elección es VirtualDub que, siendo gratuito es mejor que muchos programas comerciales. Respecto al códec (el algoritmo de compresión y descompresión de los archivos multimedia) es igualmente importante, puesto que determina la calidad final del audio y vídeo del material digitalizado, así como su tamaño. En los dispositivos de captura por hardware, el códec se encuentra “incrustado” en el propio producto, salvo en los de gama baja, donde el proceso se realiza por software. Como es lógico, cuanta menos compresión mayor será la calidad obtenida, pero mayor el tamaño del disco.

Volviendo al software, VirtualDub es una alternativa realmente potente capaz de trabajar con la mayoría de los códecs existentes, siempre que éstos se encuentren instalados en el sistema. Además, ofrece acceso a una larga lista de filtros de procesamiento de vídeo, también gratuitos. Por su parte, las aplicaciones comerciales más extendidas para este tipo de procesos son programas como Magix Video, Pinnacle Studio, Ulead DVD Movie Factory, Serif DVD Plus, CyberLink Power Director y alguna otra más enfocada al ámbito profesional como Discreet Cleaner XL. En los primeros casos la verdad es que son más fáciles e intuitivas que VirtualDub, pero sus posibilidades en cuanto a restauración son más limitadas.

Un PC incorrectamente configurado, será un verdadero cuello de botella para el mejor hardware de captura de vídeo. Además de la potencia que tenemos de la potencia del procesador, existen otras consideraciones. Por ejemplo, mantener actualizados los controladores de nuestras placa base. Esto permitirá que los datos pasen directamente de la memoria al disco duro. Se pueden obtener los controladores más actualizados para los chipsets de VIA en www.viaarena.com, mientras que los desarrollados por su competidor Intel se encuentran en www.support.intel.com.

Read also :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor