Los nuevos “jugones” disfrutan del Social Gaming

NavegadoresWorkspace

Nicola Cencherle, responsable de la oficina de Kobojo en España, profundiza en las claves del éxito de los juegos sociales.

** Por Nicola Cencherle, responsable de la oficina de Kobojo en España

La revolución social que ha supuesto la aparición y crecimiento de las redes sociales está cambiando la forma en la que las personas se relacionan con sus amigos, contactos de trabajo, familia o compañeros. Permite compartir experiencias, opiniones, sugerir contenidos, y en definitiva, hacer a los contactos online un poco más partícipes de la vida de cada uno, así como estar en contacto con una realidad mucho más amplia y contada en primera persona. Solo tomando Facebook como ejemplo, ya podemos encontrar a más de 700 millones de personas que se comunican de este modo en todo el mundo.

Esta “Social Revolution” ha impulsado con ella el crecimiento de otro fenómeno social media, los juegos sociales o social gaming, aplicaciones desarrolladas para jugar a través de Facebook, smartphones u otras plataformas, que permiten la interacción durante el juego con otros contactos o amigos, con los que se comparte la experiencia y misiones.  Se trata de juegos de apariencia sencilla y de aprendizaje rápido, con la sola pretensión de divertir, retar al jugador y que éste rete o comparta con sus amigos sus experiencias en el juego. Este nuevo tipo de videojuegos ha despertado a jugadores con nuevos perfiles: personas que anteriormente no habían tenido contacto con los juegos o que no habían demostrado interés por este tipo de entretenimiento.

Actualmente se calcula que todos los días disfrutan de este tipo de aplicaciones 250 millones de usuarios de Facebook en todo el mundo, una cifra que continúa creciendo. Este mercado mueve anualmente unos 5.000 millones de dólares, y con un crecimiento potencial exponencial. Para los expertos del sector, el futuro de los videojuegos pasa por este tipo de aplicaciones, ya que están disponibles directamente en Internet, son gratuitos y están libres de compromiso.

Conseguir el éxito en este sector radica en seguir de cerca la inmersión de estos nuevos jugadores, y dedicar tiempo y esfuerzo a entender cómo satisfacer las expectativas de entretenimiento de estos nuevos usuarios. Solo de esa forma es posible ofrecer ofrecer a los jugadores aplicaciones que satisfagan sus expectativas de juego, que les sorprendan y que les permitan compartir los retos, diversión y desarrollo con otros amigos. Se trata de un paso más en la evolución del sector de los videojuegos.

El éxito pasa por la localización
Pero la idea no espensar en un jugador genérico y único, sino saber satisfacer necesidades específicas de los jugadores, que son diferentes entre sí, como el hecho de desarrollar juegos locales. Existen casi 100 millones de usuarios en Facebook de habla hispana, y constituye una gran retos ofrecer a esta comunidad la oportunidad de disfrutar de diferentes aplicaciones, no solo en su propio idioma, sino con eventos, misiones y acontecimientos que reflejen su propia cultura, inquietudes y vivencias en tiempo real.

Desde nuestro punto de vista, la clave está en centrarnos en las preferencias  del cliente y en su opinión sobre las aplicaciones, hasta el punto de poder crear una que prácticamente siga un desarrollo a medida. Este será sin duda un elemento diferenciador de otros juegos sociales, en los que la cultura que predomina es la anglosajona.

La experiencia de juego, el comportamiento de los usuarios, los hábitos y los tipos de jugadores son completamente diferentes, dependiendo de la plataforma en la que se desarrollan los juegos: una consola, una tablet o un PC, ya que sus momentos de dedicación al juego o lo que buscan al acercarse a él no son necesariamente coincidentes ni siquiera en el mismo juego o la misma cultura. El objetivo es permitir a todo el mundo llevar consigo en sus dispositivos un universo creado por él y dentro de un juego pensado para él.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor