Macarras no contaminantes, ha llegado el tubarro estruendoso para bicicletas

EmpresasInnovación

Ser respetuoso con el medio ambiente no quita para darte el gustazo de ir asustando viejas por las calles de tu ciudad.

No emitirás CO2 ni otros gases contaminantes que no tengan relación con el plato de fabada que te has apretado antes de salir de casa de tu tía Enriqueta pero cuando le acoples a tu bicicleta este tubo de escape “virtual” podrás seguir atronando en el vecindario (en fin, contaminación acústica) aunque sin contribuir al calentamiento global. Como mucho al de algún vecino al que despiertes de la siesta y que al asomarse al balcón se quede anonadado de ver una moto que va a pedales. Tenemos un vídeo tras el salto que te hará desear volver a tener 9 años. Y aún hay más.

Convenientemente sujeto a tu bicicleta mediante un soporte universal, podrás seleccionar tres tipos de sonido diferente correspondientes a tantos otros tipos de tubo de escape.

No necesitas pilas y el mecanismo es tan sencillo como tres tarjetas distintas (una  para obtener cada uno de esos tres sonidos mencionados) y que al rozar con los radios emiten un sonido que el “tubo de escape” se encarga de magnificar hasta que creas que lo que llevas en la bici es un Akrapovic, un Leo Vince o un Yoshimura… o un MetraKit de los de toda la vida.

Por si aún desconfías del resultado del Turbospoke, que es como se llama el invento, aquí tienes un vídeo demostrativo.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=qqpcBpSsj1A[/youtube]

Aunque pensándolo bien este último modelo sería más bien la clásica carta de póker cogida con una pinza. ─[Firebox]

 

Read also :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor