Mi barquito chiquitito (y plegable)

Empresas

Seguro que todos tenéis en casa esa habitación, ese armario o ese rinconcito que está lleno de trastos, ese espacio del que siempre decimos “mañana lo ordenaré y haré limpieza a fondo”, pero al que extrañamente nunca llega ese tiempo futuro.

Pero claro, si lo que quieres guardar en casa es la barquita para navegar y pescar los fines de semana la cosa se complica un poco y por mucho que quieras el espacio se te acaba rápido, ¿No? Arno Mathies y Max Frommeld, diseñadores de este bote, tenían seguro su trastero a reventar y como tampoco se podían permitir el pago del alquiler de un amarre en el puerto e idearon esta fantástica barca plegable. Más detalles tras el salto

Este bote de 2,5 metros de largo, realizado de una sola pieza de plástico, se convierte por acción mágica propia de un maestro de origami en un fardo muy “portable” de tan solo 150×60 cm.

Con esta habilidad para plegar las cosas Mathies y Frommeld han conseguido que podamos tener nuestra propia barquita en casa bien plegada y colgada tras una puerta, mientras podemos guardar los remos (¿Serán telescópicos para ocupar menos?) en el armario de las escobas. Si pensáis un poco en todo los rincones de vuestro hogar seguro que podríais albergar en casa una pequeña flotilla.

Un buen diseño que agradecerán los amantes de la naturaleza que gusten de los paseos en barca (eso sí, por las aguas tranquilas de un lago, nada de oleajes marinos ni ríos con fuertes corrientes), o que podemos simplemente guardar en algún rincón, por si el cambio climático nos sobreviene de repente y con el deshielo de los polos un día nuestra bonita ciudad costera amanece convertida en la nueva Venecia. ─ [Yankodesign]

Autor: Doleo
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor