No todo el mundo quiere una Wii como regalo de Navidad [Veredicto: que me la den a mii]

Empresas

Probablemente haya un porcentaje muy pequeño de personas menores de 30 años que no quieran una Wii como regalo de Navidad, pero aquí tenemos las consecuencias de comprársela a uno de estos extraños seres. Heath Bloom de 26 años, se pilló un buen rebote cuando abrió los regalos de Papá Noel y comprobó que aquel cachivache blanco no era un avión teledirigido, como él había pedido. Según el informe policial “cuando vio que no recibía su avión por control remoto se sintió realmente molesto, así que se comportó como un muchacho con mentalidad de niño de 10 años”. Más tras el salto.

Cuando su abuela le dio a Bloom su regalo navideño, su cara tornó a disgusto, lo cual suscitó las burlas de su oportuna novia, que como buena novia, estaba ahí para pincharle. El caso es que el joven y su chica pasaron de las malas palabras a las manos y no precisamente porque se pusieran a jugar a la consola de Nintendo. Cuando la policía llegó se les encontró a los dos magullados y se llevó a ambos a comisaría. La chica, dos años menor que Bloom, declaró que él le había arrastrado dos tramos de escaleras agarrada por el pelo, mientras él dijo que le había golpeado en el ojo tres veces. Siendo prácticos ya podían haber usado el juego de boxeo de la Wii para dirimir sus diferencias… —Alberto Payo [Boston Herald]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor