Orange y Euskaltel, ante la CMT

Movilidad

El órgano regulador exige a Orange que no rechace portabilidades del operador vasco por motivos de identidad de abonados.

La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) ha advertido a Orange de que no puede rechazar las peticiones de portabilidad de clientes que Euskaltel le traslade alegando la imposibilidad de comprobar la correspondencia entre los números de teléfono y cada abonado concreto, por lo que la filial española de France Télécom sólo podrá denegar solicitudes por razones “estrictamente técnicas”.

En su última resolución sobre este conflicto, la CMT subraya que la ruptura del acuerdo de colaboración entre ambas compañías ha dado lugar a unos procesos de portabilidad “sui generis” y “muy particulares”, ya que el operador donante, Orange, desconoce la identidad de los abonados, “puesto que la relación contractual únicamente ha sido establecida entre dichos usuarios y Euskaltel”.

“Euskaltel, aunque es el operador receptor, es quien dispone de los datos que precisaría la compañía donante para validar la solicitud de portabilidad”, explica el regulador, que sin embargo subraya que dadas las particularidades de este caso, Orange no puede “ampararse” en que no tenga esa información para denegar las solicitudes de portabilidad.

“Por tanto, Orange sólo podría denegar las solicitudes de portabilidad de Euskaltel (…) por razones estrictamente técnicas o ligadas a la numeración. Es decir, únicamente se podrían admitir, si se diera el caso, las causas ‘Numeración para la que ya existe un proceso de portabilidad en marcha’, ‘Numeración no asignada ni portada al operador donante’, ‘Causas justificadas de fuerza mayor” ó “Numeración no abierta en interconexión'”, explica la CMT.

El regulador añade que Orange tendrá que limitarse a comprobar que las solicitudes vía web que se inicien se corresponden con las solicitudes firmadas por los usuarios que le remita Euskaltel. “Esto es, a comprobar que concurre la voluntad del usuario final de contratar con Euskaltel”, indica.

En ese sentido, la CMT considera “lógico” que Orange solicite a Euskaltel copia por fax de la solicitud de portabilidad, para poder comprobar el consentimiento “por escrito y firmado” de los clientes. “El envío de tales solicitudes es un requerimiento lógico al que tendrá que atender Euskaltel de manera diligente”, subraya.

En cambio, el organismo que preside Reinaldo Rodríguez entiende que Orange no puede pedir a Euskaltel una serie de datos de identificación y de contacto de los usuarios que la filial de France Télécom solicitó por carta al operador vasco. A juicio de la CMT, Orange incluyó en su petición a Euskaltel “condiciones” y “términos” que no figuraban en la resolución que el consejo del regulador dictó en noviembre para solucionar el conflicto.

Por último, la CMT indica que Orange deberá atender “con carácter prioritario” las solicitudes de portabilidad rechazadas hasta el momento por causas no respaldadas por esta última resolución.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor