¿Relojes, móviles, coches? Lo último que copian en China son ciudades enteras

Empresas

Son 1.500 millones, en proporción cada uno de los habitantes de China equivale casi a 40 habitantes de España.

Por ello puede tener sentido ampliar el rango de usuarios de un producto y en lugar de hacerlos individuales comenzar a proporcionar objetos de uso comunal. En este caso un pueblo entero. Y es que tras la floreciente industria china capaz de devolver en pocas semanas al mundo su propia versión clónica de casi cualquier objeto, ahora podrían empezar a clonar ciudades. Al menos es lo que va a suceder con la réplica que van a construir en aquel país de la ciudad austriaca de Hallstatt, declarada patrimonio de la UNESCO. Y aún hay más.

En China ya cuentan, por motivos turísticos, con réplicas a tamaño más reducido que las originales, de ciudades como Barcelona y Venecia.

Ahora han puesto los ojos en Hallstatt, un bello pueblecito de los Alpes austriacos, al que piensan reproducir en algún lugar de China de paisaje similar siendo fieles hasta en los detalles más insignificantes. Luego no quieren que se les tilde de copiones. ¿Dónde están Ramoncín y la SGAE en estos casos? ─[Spiegel]

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor