Robotaquilleros: tú quieres entradas, ellos sacan pecho (y provecho)

Empresas

En España cada vez usamos más la tarjeta, que va ganando peso en relación a los abonos en efectivo, aunque en algunos servicios esta forma de pago aún no se ha generalizado demasiado. Sin embargo, en el avanzado Japón, se está implantando una nueva vía para pagar. Se trata de la red inalámbrica RFID, a la que recientemente se han incorporado unos robots NEC para ayudar a los nipones a comprar algo…y hacer que estos no tengan la sensación de que están soltando pasta. Los detalles tras el salto.

El manejo de estos robotaquilleros es sencillo, Hay que presionar la pantalla táctil sobre su pecho para seleccionar el objeto de la compra, por ejemplo entradas de conciertos o espectáculos. Entonces, se pasa un teléfono monedero (un dispositivo preparado para RFID) por la célula de mano derecha de este amigo artificial y…se reza para tener saldo y que no nos destruya con sus mortales rayos láser.

Al sistema también podría añadírsele reconocimiento facial para identificar a usuarios frecuentes o hacer recomendaciones de servicios dependiendo del sexo y la edad del cliente. No os dejeis acongojar por su forma antropomorfa. Este robot está más fijo que los ojos de Espinete. — Alberto Payo [Pink Tentacle]

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor