Sacando el MacBook de la caja (ten cuidado: puede convertirte en un adepto)

Empresas

No hace falta ser un Apple fanboy para apreciar en lo que vale ese momento en que recibes un MacBook nuevecito, con el sello no lacrado, pero puesto en su sitio… Y lo desembalas tú mismo, con tus manitas, pensando en esa enorme plancha de aluminio que ha quedado reducida a esa cosita ligera… Vale, es un momento onanista donde los haya. Así que hablemos claro: si quieres convertirte en un voyeur, tienes nuestra onanista experiencia de desembalaje del MacBook después del salto, en un vídeo.


Y eso que no somos fanboys… — Rafa M. Claudín

Autor: rmcdf
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor