Samsung anuncia su nueva gama de monitores 3D

EmpresasWorkspace

La compañía ha presentado los nuevos Serie 7 y Serie 9, además de Central Station, un nuevo concepto que permite ampliar las posibilidades de cualquier portátil, en especial los ultrafinos.

Con un tamaño de 27 pulgadas y un precio de 799 euros, el nuevo Samsung Serie 9 es un monitor con TDT integrado capaz de convertir de 2D a 3D  y con “un diseño diferente”, asegura Elena Caballero, jefe de producto de monitores de Samsung. Además de puertos USB y HDMI el Samsung Serie 9 incorpora Smart Hub, que es el mismo sistema que incorporan los televisores conectados a Internet de la compañía. Otra tecnología es Photo Accuracy, que según Caballero impide la distorsión del color.

Pero lo más reseñable del monitor Seria 9, una característica que comparte con el Serie 7, es su Ultra Clear Panel, una tecnología de panel exclusiva de Samsung que la compañía no utilizará en la fabricación de paneles a otras marcas y que permite crear “paneles lisos, sin irregularidades, por lo que no hay distorsión de la luz”.

En cuanto al Serie 7, tienen un tamaño de 23 pulgadas y un precio de 429 euros. Se soporta sobre una peana y, a diferencia del modelo anterior, no incluye sintonizador TDT. Incorpora también la posibilidad de convertir imágenes 2D a 3D y dos tipos de sensores para ahorro de energía, uno de presencia, de forma que se apaga cuando no detecta a nadie, y otro de luminosidad, que ajusta el brillo de la pantalla a la luz ambiente. Estos sensores se pueden ajustar en cualquier momento y el ahorro energético se muestra a través del icono de un árbol que florece más o menos dependiendo de dicho ahorro y, por tanto, de la cantidad de emisiones de CO2 que dejemos de emitir al medio ambiente.

Ambos modelos de monitores tienen una resolución de 1920x1080p.

La última novedad es Central Station, un nuevo concepto al que Elena Caballero se ha referido como “una docking station con un monitor encima”. Así es. Se trata de unas peanas sobre las que se coloca un monitor y que se ofrece en dos versiones, con cable e inalámbrico.

El Central Station inalámbrico tiene un precio de 429 euros y permite conectar un portátil mediante tecnología Ultrawideband (a través de un dispositivo USB), que funciona a una distancia de 1,5 metros; cuando detecta que el portátil sale de ése área, el monitor de 27 pulgadas se apaga automáticamente, para volver a encenderse cuando vuelve a detectarlo.

El modelo de Central Station con cable, o Serie 5, tiene un precio de 379 euros y hace lo mismo que el anterior sólo que cable USB por medio. Como el anterior, cuando el cable se desconecta el monitor, en esta ocasión de 23 pulgadas, se apaga para ahorrar energía.

Ambos modelos pueden utilizarse como monitores externos o monitores extendidos y cuenta con puertos USB 2.0 y también 3.0.