Se coloca un piercing en la espalda para colgarse de un globo [Veredicto: lo que hacen algunos con tal de volar]

EmpresasInnovación

La legendaria publicidad de “Superman” (Richard Donner, 1978) proclamaba “usted creerá que un hombre puede volar“.

Y si ya desde hace siglos el hombre ha cometido los mayores disparates con tal de separarse del suelo y ascender en competencia con los pájaros resulta desconcertante ver que incluso con los avances tecnológicos actuales sigue habiendo quien se empeña en lograrlo por sus propios (y estrafalarios) medios.

Es el caso de este ser humano que se ha colocado un piercing en la espalda con el que colgarse de un globo que le eleva por el aire… ¡a más de 3.000 metros! Tras el salto tenemos un vídeo del sonriente sujeto de la foto que hay sobre estas líneas en acción. Y aún hay más.

Zane Whitmore forma parte de una comunidad de personas interesadas en la llamada “suspensión humana”, consistente en colocar piercings en el cuerpo y colgarse de los mismos mientras queda suspendido en el aire sin otra sujección que la perforación.

Algunos le tacharían de colgado, otros de ser poseedor de un piercing auténticamente extremo, pero Zane decidió subir más alto que los demás con la suspensión corporal a base de engancharse a un globo y dejar que este subiera… a más de 3.000 metros de altura.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=gPHObgDT5QY&feature=player_embedded[/youtube]

En concreto Zane se practicó cuatro piercings en los homóplatos y liberó el globo en un vuelo durante 75 minutos. “Sentí que volaba”, declaró tras su exitoso aterrizaje. ─[Katu]

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor