¿Se podría reflotar el Costa Concordia con pelotitas de ping-pong?

Empresas

Pasado ya más de un mes del tremendo accidente del trasatlántico Costa Concordia frente a las costas italianas, las labores para retirar el combustible de sus depósitos ya están terminando y el siguiente paso empieza a debatirse seriamente, pues ¿Qué hacemos ahora con estas 112.000 toneladas embarrancadas aquí? ¿Molestan un poco, no? Evidentemente los propietarios del buque quieren reflotarlo para su reparación, pero la tarea no es para nada sencilla y varios grupos de expertos debaten sobre las diferentes posibilidades que existen… una de las más inverosímiles utilizar pelotitas de ping-pong en la operación.

Cientos de miles de pelotitas de ping-pong o quizá de poliestireno se podrían bombear directamente a las bodegas del barco para ayudar a aumentar la flotabilidad del mismo, aunque la dificultad para controlar este material en el mar y lo fácilmente que se expandiría por este no juegan a su favor. Las bolsas de aire son comúnmente utilizadas en estos trabajos de reflotamiento, pero nunca se ha realizado nada ni remotamente parecido con un paciente de estas gigantescas dimensiones (el doble que el Titanic por ejemplo), y los expertos no saben ni por donde empezar.

Además el problema es que el equilibrio del barco está ya seriamente comprometido, pues se apoya en una pequeña cornisa costera, y a muy poco que se haga algo mal el navío se precipitará rápidamente 60 metros más al fondo.

El despiece y reutilización para chatarra del Cosa Concordia es otra posibilidad, aunque emprender estas operaciones (además muy costosas) en la situación de inestabilidad descrita antes tampoco es aconsejable. Teniendo en cuenta que su construcción costó la friolera de $600 millones (y que está en activo solo desde el 2006), es normal que sus propietarios busquen cualquier manera, cualquier idea genial o locura, que consiga reflotar el transatlántico para repararlo.

La última opción que queda, si como parece es imposible ejecutar ninguna medida salvadora, es acabar de hundir del todo el Costa Concordia, y que se transforme en una gran barrera artificial o arrecife donde la vida marina pueda proliferar, y hasta utilizarlo de algún modo como reclamo turístico para realizar inmersiones o visitas subacuáticas. Ya me veo a algunos realizando sus cuentas: tenemos que recuperar $600 millones, a 100 eurillos (por ejemplo) el permiso y el alquiler de material para bucear…esto, ¿Son muchos buceadores, no? ─ [Discovermagzine]

Read also :
Autor: Doleo
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor