Seabreacher Y, un mini submarino-Orca para tú diversión

EmpresasInnovación

Hace ya más de un año os presentamos aquí el Seabreacher X, el espectacular mini submarino con forma de tiburón que hacía enrojecer de envidia al pilotado por Tintín. Ahora el fabricante Innespace ha lanzado un nuevo modelo mejorado, el Seabreacher Y, con forma de Orca (la mal etiquetada como ballena asesina) y que nos deja también espectaculares imágenes. ¿Queréis ser la envidia de la playita este verano? ¿Aterrorizar a los bañistas del lago en vacaciones? ¿Dedicaros a atemorizar a las pobres focas? ¡Entonces el Seabreacher es vuestro mini-submarino!

Este modelo equipa el mismo motor que su antecesor con unos nada desdeñables 255 CV de potencia, que en el modelo “X” daban para alcanzar los 80 Km/h en superficie y 40 Km/h sumergido. Los cambios realizados en esta versión, con dimensiones un poco mayores y las aletas retocadas, le restan un poco de velocidad punta pero a cambio se ha acentuado todavía más su buena maniobralidad. Según detalla el fabricante no están ya tan lejos de que este pequeño batiscafo pueda realizar el salto mortal hacia atrás ¡Impresionante!

El acabado de los interiores está muy cuidado, podríamos decir que es casi lujoso, y además de todos los instrumentos de control, indicadores de presión, velocidad, etc. tendremos a nuestra disposición y a la de nuestro acompañante todo tipo de comodidades como un equipo de música, conexión para iPhone/iPod, y una pantalla LCD que muestra las imágenes en vivo tomadas desde la cámara montada en la aleta.

Realmente esta Orca no puede sumergirse a mucha profundidad, pues el motor necesita un flujo de aire constante para funcionar (mediante el tubo de respiración que se prolonga por la aleta dorsal), y cuando detecta que vamos a sumergirnos totalmente cierra el acceso y corta su funcionamiento a los pocos segundos. Esto hace que no podamos alcanzar mucha profundidad, pero con un poco de práctica con los mandos y el acelerador será suficiente como para emerger del agua dando un gran salto (5 metros dice el fabricante, aunque me parece un poco exagerado). Por otro lado la flotabilidad y estanquidad del aparato está garantizadas, por lo que ante un fallo o paro del motor podemos estar tranquilos que nuestro submarino simplemente saldrá a flote por si solo y no iremos a visitar a James Cameron a las profundidades del mar (traumatizados por la película Das Boot, podéis estar tranquilos). Eso sí, para disfrutar de este aparatejo deberemos disponer en nuestra cuenta corriente al menos $100.000.  ─ [Coolthings y Seabreacher]

Read also :
Autor: Doleo
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor