SlimPay: “Seguirán produciéndose cambios que harán que el pago digital por suscripción sea imprescindible”

EmpresasMarketingMercados financierosPagos electrónicos

Con motivo de la rueda de prensa que SlimPay ofreció recientemente para dar a conocer su expansión en el mercado español, tuvimos la ocasión de entrevistar a Eduardo Marín, director de ventas de la compañía para Iberia

Para SlimPay, Fintech especializada en pagos digitales basados en suscripción, nos encontramos ante un mercado de enorme potencial. De ello y de su estrategia nos habla el Martín en la siguiente entrevista:

¿Qué es y qué aporta SlimPay al mercado?

SlimPay es una Fintech europea especializada en la digitalización de pagos recurrentes y modelos de negocio bajo suscripción.

En cuanto a lo que aporta, SlimPay desarrolla soluciones para optimizar la experiencia de los pagos online y dar soporte a nuestros clientes en la continua transformación digital que se está produciendo. En concreto ayudamos a los comerciantes que están inmersos en la economía de suscripción a realizar los cobros recurrentes de sus clientes con éxito, a través de pagos mediante domiciliación SEPA y pagos con tarjeta, a través de una única interfaz (Checkout) y una única herramienta de gestión y generación de informes (Dashboard) gracias a nuestro API. Gracias a este procedimiento se simplifica el proceso e incrementa el valor del ciclo de vida de los clientes maximizando sus ingresos.

De cara al usuario final, el objetivo de nuestra plataforma es simplificar  el paso del pago final y ofrecer una alternativa de pago segura y eficiente.

¿Por qué ha decidido SlimPay expandirse a España ahora?

Llegamos al mercado español 2016 porque detectamos que era un país con un gran nivel de aceptación en cuanto a métodos de pago alternativos, también para el comercio con modelos de negocio basados en suscripción, una alta penetración del pago mediante domiciliación bancaria y un mercado maduro con un gran futuro en el ámbito online.

Nuestro objetivo era potenciar el modelo de negocio de suscripción a través de pagos recurrentes, ya que un estudio que realizamos antes de la llegada a España revelaba que los españoles cuentan con 5,7 suscripciones de media por persona, casi el doble que otros países como Alemania.

¿Cómo impactan los métodos de pago de SlimPay en la experiencia con el cliente de las empresas?

En primer lugar, ofrecemos una experiencia de usuario muy intuitiva y sencilla. Con SlimPay los pagos del cliente final se automatizan según la frecuencia que tengan, además de ofrecer seguridad y rapidez en todo el proceso.

Nuestra plataforma permite agilizar el proceso de cobro, desde el paso de comprobación y aceptación del cliente hasta la gestión del recobro. Así conseguimos que las empresas tengan una alta tasa de éxito de pago y fidelicen clientes creando una relación a largo plazo con ellos.

¿Qué pasos tienen que plantearse las empresas a la hora de abordar el pago online?

Hay tres factores clave que las empresas deben tener en cuenta a la hora de definir su estrategia de pago online.

Eduardo Marín, director de ventas de SlimPay para Iberia

En primer lugar, teniendo en cuenta que hoy en día la mayoría de productos de consumo disponibles se pueden obtener, por parte del consumidor, vía online, es importante valorar cómo es el producto o servicio que ofrecen. Si la adquisición se realiza de forma adhoc (por ejemplo un televisor), cualquier método de pago efectivo y seguro sería válido, pero si ese producto/servicio es una suscripción o pago por uso (por ejemplo la televisión bajo demanda), se debe ofrecer a los usuarios un método adecuado para pagos periódicos.

En segundo lugar, características que definen nuestro grupo objetivo, por ejemplo la edad, ya que sus preferencias en cuanto a métodos de pago varían considerablemente. Por ejemplo, para los millenials los métodos de pago innovadores como el e-wallet son perfectos porque evitan fricciones en el pago y es un método seguro.

Y por último, el coste de uso y beneficio técnico que le reporta a la empresa. Es muy importante medir los recursos, tanto a nivel de personal como económicos, que invierte una compañía en integrar y gestionar el método de pago por suscripción que seleccione, con el objetivo de hacer rentable el coste inicial y de transacción del proceso.

¿Qué factores han impulsado un cambio tan rápido en la forma de pago?

Sin duda, la constante evolución, desarrollo y digitalización de las sociedades, junto con la influencia de Internet en nuestra vida diaria, han provocado importantes cambios en los hábitos de consumo de los usuarios,  en todos los sectores prácticamente. Además, el pago siempre resulta un paso molesto y aburrido para el consumidor.

Si nos centramos en nuestro sector, el Fintech, en los últimos años ha experimentado un importante crecimiento que ha provocado grandes cambios y mejoras tanto en el desarrollo como en la implementación de nuevos servicios financieros para el cliente final. Y estamos seguros de que seguirán produciéndose cambios que harán que el pago por suscripción sea imprescindible, tanto para empresas como para particulares.

La seguridad y eficacia de este método de pago también anima al consumidor final a usarlo.

¿Qué podemos esperar para el futuro en este sector?

Mirando hacia el futuro, estamos seguros de que la integración del sector Fintech en el sistema bancario y financiero actual (‘Fintegration’), el pago invisible o los pagos instantáneos y la economía de suscripción seguirán siendo claves.

Pero además, el desarrollo de nuevas tecnologías traerá nuevas e importantes tendencias. Por ejemplo las API, que supondrán un gran impulso para el sector Fintech y permitirán a las empresas tecnológicas innovar mucho más rápido en sus plataformas integradas. Con la entrada en vigor de la nueva Directiva de Servicios de Pago (PSD2), los bancos abrirán sus API a otros actores, como las fintechs, lo que permitirá a los desarrolladores adherirse a las API de los bancos y crear soluciones de aplicaciones personalizadas y, como consecuencia, una experiencia de usuario integrada y mejorada.

El Big Data jugará también un papel fundamental, ayudando a prevenir el fraude o la insolvencia, a pronosticar el abandono de los clientes en el proceso de compra y a predecir qué método de pago será más eficaz en una transacción concreta.

¿En materia de regulaciones sería necesario algún cambio que impulse el cambio?

Las diferentes normativas establecidas por la UE sobre el sector de los pagos tienen el objetivo de asegurar la protección de los datos personales, la garantía de que los fondos están protegidos o la lucha contra los fraudes en los pagos, y juegan un papel fundamental.

La nueva normativa europea PSD2, junto con las futuras tendencias, nos prepararán para entrar en un nuevo mundo de posibilidades. Tanto las API como la Directiva PSD2 ofrecen una clara oportunidad para pasar al siguiente nivel y aportar más instantaneidad y personalización a las experiencias tanto de los usuarios como de las empresas

La ciberseguridad es un aspecto que ahora mismo preocupa tanto a compañías como a clientes, ¿cuál es la apuesta de SlimPay ante esto?

Mantener protegidos tanto a nuestros clientes como al consumidor final siempre ha sido una de nuestras premisas. Le damos mucha importancia al riesgo, real, existente a causa de la ciberseguridad. Por eso no solo nos protegemos frente a los posibles ataques destinamos parte de nuestro tiempo, capital humano y financiero a detectarlos y a elaborar un plan de continuidad, que nos garantice una seguridad.

Nuestra apuesta por las APIs, que son la tecnología más recomendada para los intercambios bancarios (según el documento Regulatory Technical Standards publicado por la Comisión Europea en 2017 en sin duda otro paso hacia la ciberseguridad.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor