Steve Jobs muere a los 56 años de edad

EmpresasMacWorkspace

Steve Jobs, cofundador y ex CEO de Apple, inventor del iMac, iPod, iTunes, iPhone e iPad, considerado el Walt Disney de nuestra generación, un genio y un revolucionario, ha fallecido el miércoles

Han dicho de él que ha sido el Walt Disney de nuestra generación después de haber sido capaz de sorprender al mercado en más de una ocasión con productos tan revolucionarios como iTunes, iPod, iPhone o más recientemente el iPad, sin olvidar que fue quien inventó la informática personal con el lanzamiento del  Apple II en 1977.

Apple anunciaba el fallecimiento de Steve Jobs a través de un comunicado en el que aseguran que “la pasión y energía de Steve fueron la fuente de innumerables innovaciones que enriquecen y mejoran la vida de todos”. El mundo, dice en comunicado, “es incomparablemente mejor gracias a Steve”.

Esta semana Apple anunciaba el iPhone 4S, una actualización del iPhone 4 que incorpora reconocimiento de voz y tecnología de inteligencia artificial adquirida de Siri, una mezcla de tecnología de la que Jobs habló con pasión cuando se anunció la compra de Siri.

Jobs se había visto aquejado por varios problemas de salud después de haber superado un cáncer pancreático en agosto de 2004. Fue a primeros de este año, en enero, cuando Apple anunció que el por entonces CEO de la compañía se tomaría una baja médica; meses después, en agosto, Jobs anunciaba que dejaba su puesto como CEO de la compañía, título que recayó en Tim Cook, su mano derecha desde hace años y fiel continuador de la filosofía de su mentor.

Steve Jobs nació en San Francisco en 1955. Hijo de padres muy jóvenes, fue dado en adopción a Paul y Clara Jobs, que en 1960 le llevaron a Santa Clara Valley, conocido después como Silicon Valley. Jobs creció en Mountain View y Cupertino, que es precisamente donde está situada la sede de Apple.

Estudió en el Real College de Oregon, que dejó después de haber asistido a algunas de las clases que le interesaban, como la de caligrafía. Después de una breve parada en Atari, donde estuvo trabajando con videojuegos, se fue con una mochila a la espalda a recorrer la India, donde se interesó por el budismo.

De vuelta en California su amigo Steve Wozniak estaba aprendiendo algo que poco después cambiaría sus vidas, el montaje de ordenadores. Jobs descubrió que Wozniak había estado ensamblando pequeños ordenadores y decidieron fundar Apple Computer en 1976, cuya primera sede un garaje.

Wozniak se centró en la parte técnica de Apple, creando el Apple I, mientras que Jobs se dedicó a la venta y distribución. La compañía vendió unos pocos de cientos de Apple I, pero tuvo mucho más éxito con el Apple II, que fue el ordenador que colocó a Apple en el mapa y que demostró que la gente quería tener un ordenador en su casa, iniciándose la era de la informática personal.

Jobs y Wozniak se hicieron ricos, lo que llevó a que Apple se convirtiera en una empresa pública en 1980. Jobs, además, se convirtió en uno de los primeros famosos del sector TI, ganándose una reputación como ejecutivo brillante, arrogante y persuasivo.

El lanzamiento del Macintosh en 1984 demostró que Apple era un jugador serio, pero en 1985 el CEO de la compañía, John Sculley, al que Jobs había convencido de que dejada Pepsi con la legendaria frase “¿Quieres pasarte el resto de tu vida vendiendo agua azucarada embotellada o quieres cambiar el mundo?”, había desarrollado sus propias ideas sobre el futuro de la compañía, que difería de las de Jobs, al que eliminó de su posición como responsable del equipo Macintosh apoyado por la junta directiva.

Jobs optó por dimitir y fundó NeXT, con la que intentó perseguir su sueño de una informática diferente. No tuvo mucho éxito, pero durante esos años realizó varias cosas interesantes. La primera fue Pixar; Jobs se hizo con la división de artes gráficas de Lucasfilm en 1986 y terminó vendiendo la compañía a Disney en 2006.

Lo segundo fue adentrarse en el desarrollo de software orientado a objetos. NeXT optó por este modelo de desarrollo para sus sistemas operativos, que demostraron estar más avanzados y ser más ágiles que los sistemas operativos en los que Apple trabajaba sin Jobs a la cabeza.

Lo tercero fue encontrarse con Laurene Powell, estudiante de Stanford MBA con la que se casó en 1991 y terminó teniendo tres hijos.

Jobs volvió a Apple en 1996, después de convencer al entonces CEO, Gil Amelio, de que adoptara NeXTStep como el futuro sistema operativo de Apple, que en aquel entonces perdía dinero, cuota de mercado y empleados.

En 1997 volvió a hacerse cargo de Apple y un año después de lanzaba el iMac. Pero Jobs regresaba con fuerza y lanzó a la empresa a la fabricación de productos electrónicos, sorprendiendo al mercado con el iPod. iTunes, la tienda de música online por la que nadie apostaba en su lanzamiento, demostró que se podía vender música a través de Internet. El iPhone y el iPad han seguido demostrando cómo un solo hombre ha podido cambiar conductas de mercado.

Read also :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor