Steve Jobs ha muerto

Empresas

Presidente de Apple, antiguo director general hasta hace pocos meses, visionario y creador de dispositivos sin los que nos costaría concebir la rutina actual. Steve Jobs ha fallecido esta pasada madrugada.

Desde que concibiera junto con su amigo Steve Wozniak en un garaje el primer Macintosh, el ordenador que todo el mundo podría utilizar en casa, hasta conseguir que gran parte de la población mundial lleve en el bolsillo miles de canciones o todo Internet (y mil cosas más) gracias al iPod o el iPhone, constante inspiración para muchos emprendedores y acicate para mejorar sus productos para la competencia, la figura espigada y la sonrisa burlona de Jobs deja muy huérfana a la manzanica mordía con su ausencia, que se produce tan solo dos días después de que muchos le hayamos echado de menos en la reciente presentación del iPhone4S, la primera ocasión en mucho tiempo en que la estrella de la presentación, además de los dispositivos y las novedades no fue él mismo. Y aún hay más.

Con 56 años Jobs ha sucumbido al cáncer de páncreas que sufría desde hacía tiempo.

En los últimos años sus apariciones públicas iban dejando constancia del deterioro físico que la enfermedad infligía a su cuerpo, pero su mente continuaba igual de lúcida. Especialmente emotivo resultará ahora volver a contemplar su célebre discurso en la graduación de la Universidad de Stanford.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=6zlHAiddNUY[/youtube]

Inspirado e inspirador, en él puede resumirse un compendio de sabiduría y de posicionamiento ante los avatares de la vida. En ese momento Jobs ya había ganado algunas batallas contra el cáncer y hablaba de perder el miedo a equivocarse, de sentir amor por las cosas que uno hace en la vida y nos dejaba, entre otras frases merecedoras de ser inscritas en mármol, una que quizá hoy adquiera una mayor relevancia y nos permita conocer la categoría humana de este visionario:

“Recordar que vas a morir es la mejor forma que conozco de evitar la trampa de pensar que tienes algo que perder”.

“La muerte es posiblemente el mejor invento de la vida”, afirmaba Jobs, porque es un agente para el cambio, un catalizador, algo que nos obliga a tomar decisiones, a hacer elecciones, y como nuestro tiempo aquí, nuestra vida, es corta, el consejo es que no malgastemos el tiempo viviendo la vida de otro, que tengamos el coraje de seguir a nuestro corazón y a nuestra intuición y el triunfo estará a nuestro alcance. El ejemplo vital del propio Steve Jobs, alguien que comenzó con un amigo cacharreando en un garaje, que no terminó sus estudios universitarios y que aunque fue despedido de la compañía que creó años más tarde volvió a ella hasta convertirla en la mayor empresa del mundo por capitalización bursátil.

Un crecimiento que ha sido fruto del esfuerzo y la imaginación durante años. Cuando la empresa salió a Bolsa en 1980 sus acciones costaban el equivalente a 2 € actuales. Hoy cada acción de Apple cotiza por 280 dólares.

Puede que Bill Gates pusiera un ordenador en cada oficina del mundo, pero Steve Jobs puso uno en cada hogar y años después repitió el truco y metió en nuestros bolsillos pequeños dispositivos que nos permitían ir por la vida con nuestra música a cuestas y pudiendo comunicarnos con los demás, dispositivos que no inventó él pero sin duda mejoró convirtiéndolos en objetos de deseo que, como casi siempre sucede con los productos de la manzanica mordía, no tienen consumidores sino apóstoles.

Desde 1976 y aquel rudimentario Macintosh de madera hasta ahora no solo Apple y sus dispositivos y soluciones se ha hecho un hueco entre nosotros, a Jobs le debemos también Pixar, un estudio que se trata de tú a tú con la gran Disney, que ha evolucionado y revolucionado la manera de contar historias en el cine con dibujos animados.

Algunos comparan a Steve Jobs con grandes nombres del pasado como Leonardo da Vinci, Benjamin Franklin o Thomas Alva Edison… y probablemente esten todos en el mismo capítulo del gran libro de los visionarios y creadores más fecundos e imaginativos cuyas aportaciones más han contribuido al progreso humano, pero Steve Jobs era único y así lo están reconociendo hoy otros importantes personajes.

Barack Obama ha dicho de Steve Jobs que “era lo suficientemente valiente para pensar diferente, lo suficientemente atrevido para creer que podía cambiar el mundo, y lo suficientemente talentoso para hacerlo”.

La propia Apple manifiesta a través de su página web “Apple ha perdido a un genio visionario y creativo y el mundo ha perdido a un asombroso ser humano” y su actual CEO, Tim Cook reconoce que “Apple ha perdido a un visionario y a un creador genial y el mundo a un ser humano increíble”.

Su eterno rival desde Microsoft, Bill Gates, ha expresado que “es muy poco habitual encontrar a alguien en el mundo que tenga el impacto profundo que Steve ha tenido, con efectos que se sentirán durante muchas generaciones”. Mark Zuckerberg, creador de Facebook se ha mostrado agradecido con Jobs. “Gracias por mostrar que lo que creas puede cambiar el mundo”.

Desde Samsung, compañía actualmente con varios frentes judiciales abiertos contra Apple, han comunicado sus más profundas condolencias a familiares y amigos del “presidente Steve Jobs” y añaden que “introdujo numerosos cambios revolucionarios en la industria de tecnologías de información y fue un gran emprendedor”. En Sony se lamentan: “la era digital ha perdido a su figura principal, pero la innovación y la creatividad de Steve inspirará a soñadores y pensadores durante generaciones”.

El magnate de la prensa Rupert Murdoch deja ver su admiración con las siguientes palabras: “aunque estoy muy triste por su muerte, recuerdo el espectacular impacto que ha tenido al revolucionar la manera en que la gente consume medios de comunicación y entretenimiento”. El actor y ex-gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, ha comentado que Jobs “cambió el mundo y nos inspiró”. Damon Lindeloff, guionista y creador de “Perdidos” aseguró que “todos los soñadores sentados en sus garajes que están suficientemente locos para cambiar el mundo le echarán de menos”.

La web de Apple muestra hoy en su página de inicio la fotografía que encabeza este texto junto con las palabras “Steve Jobs, 1955-2011” en homenaje. También hay un buzón virtual (rememberingsteve@apple.com) al que poder enviar mensajes de condolencia. Nuestros compañeros de IT espresso le han dedicado un especial, con amplia información sobre cómo queda ahora la cúpula de Apple, un recorrido por los grandes hitos de la compañía que fundó Jobs, un álbum fotográfico sobre su vida y una reflexión sobre 8 posibles cambios que podrían suceder en la casa de la manzanica mordía.

Steve Jobs, descansa en paz. Te echaremos de menos a ti, tus ideas, tus innovaciones y sobre todo tus “one more thing“. ─[El MundoMike Matas/Facebook / Imágenes: Reuters / AP ]

Read also :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor