Actualidad TI aeropuertos

Trolley con soporte para el portátil [Veredicto: trabaja donde quieras]

20120921-175300.jpg

Si eres de los que tomaron buena nota de la rutina de George Clooney en “Up in The air” al menos en lo referido a optimización de la productividad, te va a encantar este trolley. La típica maleta con asa y ruedas cuyo tamaño permite llevarla como equipaje de mano y de la que no te despegas en esas interminables esperas aeroporturarias. Ahora alguien ha decidido que puedes ayudarte de ella para continuar trabajando (o disfrutando, viendo una peli, actualizando tu estado en la redes sociales o jugando) por el sencillo método de acoplarle un soporte para colocar un portátil/tablet. Una autentica oficina portátil sobre ruedas.

Navegación WiFi en aeropuertos: Android crece pero iPhone domina

La estadística es esa curiosa ciencia que explica que si yo me como un pollo y tú ninguno nos hemos comido medio pollo cada uno.

O que justifica hablar de una temperatura promedio agradable si tienes la cabeza metida en un horno encendido y los pies en un cubo con hielo. Pero en ocasiones nos ofrece datos útiles como el índice de uso de terminales Android y iPhone en base al porcentaje de ambos que se conectan a las redes WiFi de los aeropuertos. Tras el salto tenemos un montón de esos gráficos de quesitos y barras tan monos. Y aún hay más.

Sleepbox, hotel de bolsillo para emergencias

¿Se te ha escapado el tren o el avión?

¿Viene con retraso, lo han suspendido, faltan horas hasta tu enlace, hay huelga de controladores? Ningún problema. Respira hondo, tómatelo con calma y ya que tienes que pasar una noche en la estación o el aeropuerto al menos que sea de manera confortable. No tienes más que esperar a que se conviertan en una realidad estas minihabitaciones de hotel llamadas Sleepbox que ha diseñado la firma rusa Arch Group. Y aún hay más.

Los aeropuertos en los que pasarás más miedito al aterrizar

Todos conocemos el caso de ese avión que al aterrizar pega un tremendo frenazo que lo detiene en seco, golpeándose todos sus ocupantes la cabeza con el asiento de delante, mientras el piloto exclama “qué pista tan corta… pero qué ancha…“.

En la vida real hay aeropuertos en los que hacer que se pose un avión sin salir en los telediarios es toda una proeza. Pistas ultracortas, otras en las que hay que hacer zig-zag entre colinas para encarar el aterrizaje, islotes en los que si no mides bien terminas podando palmeras con las hélices, aeropuertos en los que la única ventaja que hay con respecto a aterrizar en un portaaviones es que al menos no se mueve la pista… pero poco más.

Tras el salto tenemos 10 tranquilizadores vídeos para demostrarte que el avión, en buenas manos, es el método de transporte más seguro que existe. Y aún hay más.

El conflicto de los controladores aéreos: la otra cara

Desde luego, no podíamos en Itespresso dejar pasar todo este revuelo (¿lo pilláis?) sobre el conflicto que afecta a los gadgets más creciditos y complejos que ha construido el hombre: los aviones. Están prácticamente todos en tierra, ya que el gobierno ha sacado un decreto que obliga a los controladores a trabajar unas horas que en el anterior acuerdo no estaban por ningún lado.
Esto ha desembocado en que los encargados de que los aviones no choquen unos con otros al despegar ni aterrizar -entre otras cosas-  hayan abandonado sus puestos de trabajo, puesto que una huelga organizada, al contrario de lo que todo el mundo cree, no hubiera servido de nada.

¿Quieres conocer el por qué, los detalles? Hemos tenido la oportunidad de entrevistar a uno de ellos, y nos ha sorprendido que no tuviera cuernos y una cola de demonio como habíamos pensado. Lo que nos ha contado, cosas que el gentío en general desconoce, nos ofrece una visión más amplia que el simple “Uuuh, cobráis mucho y os odiamos” y, desde luego, nos hace reflexionar sobre si nosotros hubiéramos hecho lo mismo o no. Puedes ver la entrevista completita, como siempre, tras nuestro salto. Toda la historia, desde el principio, y una reflexión sobre lo que puede ocurrir ahora.

Salvaguardia la intimidad de tus partes más privadas en los aeropuertos con el calzoncillo a prueba de scanners

Volar ya era un deporte de riesgo cuando los hermanos Wright juntaron un montón de madera en Kitty Hawk allá por 1903, pero conforme avanza el tiempo vamos poniendo en riesgo algo más que nuestra integridad física.

Ahora ya casi nos da más miedo que estrellarnos la posibilidad de que algún funcionario de seguridad explore desde una pantalla nuestras partes pudendas gracias a los escánares corporales que van proliferando. Si en los tebeos de Asterix ante la afirmación de “toda la Galia ha sido ocupada” se respondía con un “¿toda? no, una pequeña aldea aún resiste” ha llegado el momento de que ante el avance de las tropas romanas podamos salvaguardar nuestro querido “menhir” de la curiosidad ajena. Y es que están locos estos “romanos” y por ello nada mejor que unos calzoncillos a prueba de scáneres. ¿Deseas saber más?

La nube del volcán Eyjafjalla, en lugar de contaminar… ¡descontamina!


¿Será esta una especie de advertencia de nuestra amiga la Tierra?  El volcán Eyjafjalla (que ya ha hecho historia) del glaciar Eyjafjallajökull (que cuando iban a bautizarla pusieron a un gato en el teclado), en Islandia, ha paralizado el tráfico aéreo de la mayor parte de Europa, y no deja de expulsar lava y ceniza. Lo normal sería pensar: “cuánto CO2 a la atmósfera, con esto aún habrá más efecto invernadero”, pero resulta que al paralizar al tráfico aéreo lo que está haciendo es darle un respiro a la atmósfera. Tienes más datos e imágenes después del volcánico salto.

¿Hasta dónde pueden llegar los escáneres corporales en los aeropuertos? [Veredicto: 'La seguridad de tu pene es nuestra prioridad']


Esta parodia de Landline.tv es de lejos el vídeo más divertido que he visto este año. Tiene ironía, sabor a documental y un punto soez que definitivamente me encanta. La locura que nos hacen pasar cada vez que nos subimos a un avión, llevada hasta un extremo que podemos calificar de genital. Si te molesta que esté en inglés, tú te lo pierdes. El vídeo, después del salto.