Actualidad TI Borrachera

G-Spirits: whisky, ron y vodka “enriquecidos” al pasar por los pechos de top models

Si te quedaste embobado al ver “Abierto hasta el amanecer” en aquella escena en la que una insinuante Salma Hayek vertía el contenido de una botella de cerveza por su escultural cuerpo hasta que el líquido resbalaba a través de su piel hasta la boca de Quentin Tarantino (ser coproductor, coguionista y coprotagonista de la peli es lo que tiene) te va a encantar lo que comienza a vender G-Spirits. Se trata de unas botellas de whisky, ginebra y vodka en las que el licor, antes de ser embotellado, se ha deslizado por los pechos desnudos de tres top models. Bajo los nombres de G-Whisky no.1, G-Vodka no.1 y G-Rum no.1 y en ediciones muy limitadas y realizadas casi bajo pedido el sabor final añadido puede ser muy sutil y quizá imperceptible, pero desde luego marca una abismal diferencia con cualquier otra bebida alcohólica presente en el mercado.

El hombre que no se dio cuenta de que llevaba un dardo clavado en la sesera

Dicen que la ignorancia es muy atrevida. Y a ver quién es el guapo que continúa de fiesta sabiendo que lleva un dardo clavado en la cabeza. Pero no clavado superficialmente, no, le llegaba a penetrar el cráneo tocándole el lóbulo frontal. El protagonista de la noticia había estado bebiendo más de la cuenta y en una confrontación con un policía este trató de inmovilizarlo con un TASER. El dardo se le quedó clavado en la cabeza pero ni se percató de que allí seguía y continúo de marcha hasta que horas más tarde se decidió a ir al hospital por el dolor de cabeza que tenía. Ya te digo, la peor resaca de la historia.

Tantos años de Guerra Fría y para acabar con un submarino nuclear ruso sólo necesitabas un pescador borrachín

La bahía Avachino, en Rusia, ha sido testigo de uno de esos momentos extraordinarios del mundo de la pesca en que da igual cómo lo cuentes posteriormente, nadie te va a creer nunca cuando lo cuentes.

Que los pescadores son unos exagerados al hablar de sus capturas es un lugar común que da para divertidos chistes, pero en esta ocasión se añade la circunstancia de que el pescador protagonista de la historia había bebido unos vodkas de más. En cualquier caso el resultado de una mañana de lanzar el sedal o las redes nunca habría sido tan provechoso como esta ocasión en que el resultado fue encontrarse con que la captura consistía en todo un submarino nuclear ruso. Y aún más.

Vaso-calavera: chupitos de muerte

Alguien lleva deseando que saquen estos vasitos para chupitos desde que estrenaron “Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal“.

Con forma de calavera, que además queda mejor definida cuando estan llenos de líquido, sirven para recordar la calavera que según los Mayas (en la peli) tenía poder sobre el bien y el mal, la vida y la muerte, el poder de sanar… Brindemos por ello. Y aún hay más.

Google Street View o cómo mostrar al mundo lo borracho que eres

Los del coche de Google deberían crearse su propia política de privacidad para decidir qué fotografiar. Si no pasa lo que pasa: uno puede convertirse en el borracho de su barrio y salir de esta guisa vomitante cada vez que alguien busque referencias visuales de su calle en Internet. La foto, tomada en Londres, habla