Actualidad TI condena

Google condenada a pagar $200.000 por difamación

Ser el buscador más conocido y usado del mundo tiene sus contraprestaciones y es que como equivoques el resultado de una búsqueda son millones de personas en todo el mundo los que accederán a una información errónea. Es lo que ha sucedido con un ciudadano australiano que acaba de ganar un pleito contra Google por difamación debido a que su nombre aparecía vinculado con el mundo criminal, con el que no tenía nada que ver.

Condenado a twittear a lo Bart Simpson

Normalmente en Internet escribimos verdaderas barbaridades bajo el anonimato, aparte de lo cobarde que resulta el otro problema es que la gente no se da cuenta de que si haces lo mismo en las redes sociales como Twitter al final saben quien eres y suele tener repercusiones si difamas o te inventas cosas.

En España probablemente alguien de la SGAE te la liaría y te pondría demandas millonarias, aunque el mensaje no tenga nada que ver con ellos, todo sea por el mono de demandar. Pero en Malasia la verdad es que son un poco más flojos en las condenas.

Le podrían caer 5 años de prisión por leer los emails de su mujer

A todos nos enseñan que está muy feo mirar las cartas de los demás.

Pero en estos tiempos en que las nuevas tecnologías, Internet y un cierto afán de exhibicionismo de algunas personas casi parecen obligarnos a conocerlo todo de todos sigue habiendo un resquicio para la intimidad. Y algunos lo vulneran desconocedores quizá de las graves consecuencias de su comportamiento.

Un ejemplo de ello podría ser la situación en la que se encuentra este pobre hombre de la foto, al que la navideña y nevada estampa y el columpio donde se sienta no parecen consolarse del hecho de que quizá pase cinco años de su vida en el Hotel las Rejas por haberse dedicado a leer los correos electrónicos de su mujer. ¿Deseas saber más?